Un llamado a canalizar energías, en Pérez Zeledón

Ojoche en el parque de San Isidro de El General.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

El LXXXV Aniversario del cantón de Pérez Zeledón encuentra a una comunidad que muestra grandes debilidades que deberán ser subsanadas con una canalización de energías provenientes de todos los sectores de la sociedad.

Es una necesidad en que coincidieron hoy –cuatro de octubre de 2016- el alcalde Jeffry Montoya y el obispo Gabriel Enrique Montero, durante el acto cívico de inicio de las celebraciones del cantonato, que se prolongarán durante las próximas dos semanas.

Hoy fue sembrado un ojoche, en el parque de San Isidro, como parte de las celebraciones de aniversario del cantonato de Pérez Zeledón.

Hoy fue sembrado un ojoche, en el parque de San Isidro, como parte de las celebraciones de aniversario del cantonato de Pérez Zeledón.

El Valle de El General se convirtió en cantón por ley de la República, el 9 de octubre de 1931, y si bien es cierto que todos los años se consagra al menos una sesión solemne, para conmemorarlo, una vieja disposición municipal dispuso realizar una gran celebración cada cinco años.

La magna celebración comenzó con un modestísimo acto cívico en el parque de San Isidro de El General, en que participaron representantes de algunos sectores de la sociedad. (Ver el programa en el sitio web de la Municipalidad).

Dos profesores; la estudiantina de la Escuela Melico Salazar, de San Rafael Norte y nadie más, en representación del Ministerio de Educación. Es algo que lamentó el profesor Jorge Juan Jiménez Rojas -a cuyo cargo estuvo la reseña histórica de Pérez Zeledón- por considerar que el MEP es el llamado a difundir la historia y a enseñar la historia del cantón, en las escuelas y los colegios.

Pérez Zeledón, con 140 mil habitantes, es, ciertamente, un cantón que aparenta un enorme desarrollo, pero que también muchas debilidades, debido a que los gobiernos locales “no han sido lo suficientemente organizados, fuertes, para canalizar toda la fuerza que el cantón tiene”, según expuso el Obispo de San Isidro de El General.

Montero destacó los logros que vienen alcanzando los sectores empresariales, los aportes de los generaleños –inmigrantes o nativos; el trabajo de las cooperativas, la presencia de tantas instituciones de bien social…

Personalidades de los sectores religioso, político y educativo, durante el acto protocolario.

Personalidades de los sectores religioso, político y educativo, durante el acto protocolario.

Pero también destacó que hay puntos muy dolorosos en este cantón: “Siguen surgiendo problemas típicos de cualquier ciudad, trabas para los campesinos, dificultad de producir con dignidad, encontrar buenos caminos, justos precios, dificultades para acceso a la medicina y a la misma educación, el problema de las drogas que (como en todo el país) y no se diga del problema de la violencia…”.

Fray Gabriel Enrique también dijo que, en sus amplios recorridos a profundidad que ha realizado por la Diócesis, ha podido constatar que la Iglesia Católica sigue jugando un papel esencial en la vida y el desarrollo de las comunidades, y se ofreció, nuevamente, para colaborar.

“Desde este punto de vista quisiera comprometerme para colaborar en el esfuerzo del Gobierno Local, para poner a desarrollar en el embellecimiento y el dinamismo de este cantón”, dijo Montero, quien se había ofrecido (sin aparente eco) a mediar en los conflictos que se vienen dando en las reservas indígenas.

“Todos tenemos que jalar juntos esta carreta”, le respondió el Alcalde. “Nada hacemos con que muchas organizaciones, cooperativas vayan muy adelante, si el Gobierno Local no aporta un granito de arena”, dijo.

El inicio de las celebraciones se dio con un modestísimo acto cívico, en el parque.

El inicio de las celebraciones se dio con un modestísimo acto cívico, en el parque.

Montoya recordó que si bien Pérez Zeledón ha evolucionado en la parte urbana (donde los sectores de comercio y servicios representan el 74% de la economía) no se ha abandonado la base agrícola, que sigue representando el 26 por ciento de la economía.

Dijo que a pesar de que hay una barrera natural (la distancia con San José) tiende a hacer las cosas más difíciles, hay que cambiar la estrategia, yendo a presentar las luchas en San José. Destacó, eso sí, que hay voluntad política en los partidos representados en el Concejo, para alcanzar mayores logros.

Habló sobre la necesidad de sumar las competencias de cada una de las instituciones públicas, algo que se está haciendo con diferentes iniciativas, alrededor de una idea central que es la definición de una identidad para Pérez Zeledón y los generaleños.

Y en un simbólico gesto de esa definición de identidad, autoridades municipales –a las que se sumaron el Obispo y una oración- se sembró (por tercera vez) un arbolito de ojoche, declarado desde hace algunos años como un emblema de los generaleños.


4 Octubre, 2016

Anúnciate Gratis