Las señoras de ASOFEQUE, Quebradas de Pérez Zeledón

Las señoras de ASOFEQUE, Quebradas de Pérez Zeledón

Nota por: Glenda Jiménez, e-mail glenjimenez78@gmail.com

En la historia anterior les conté un poco sobre el río, Fudebiol, La India Dormida, los petroglifos y por supuesto las señoras de ASOFEQUE. Pues esta vez, quiero concentrarme en este grupo de señoras ejemplares que hay en mi comunidad.

ASOFEQUE inició hace casi 20 años, como respuesta a la crisis por carencia de oportunidades de trabajo en la comunidad. Resulta ser que este grupo de señoras aprovechó la ventaja de vivir a las faldas de la reserva biológica FUDEBIOL, y encontró en la visita de extranjeros voluntarios, una oportunidad de trabajo, y de una forma muy cultural, han ofrecido este servicio de hospederas a cientos de voluntarios de todo el mundo.

Como consecuencia, sus humildes hogares se han visto llenos de culturas distintas, costumbres e idiomas que no representan ningún obstáculo para hacer su valioso trabajo. En el seno familiar, se acoge a uno o dos voluntarios por diferentes lapsos de tiempo, desde 1 semana hasta 1 año, dependiendo de la duración del servicio de voluntariado de su huésped.

Doña Lila

Doña Lila

Y así, tanto el ama de casa, quien se convierte muchas veces en una “mama-tica”, como para su familia, inicia una aventura diferente con cada muchacho o muchacha hospedado. Además de que ellas mismas se convierten en microempresarias, ya que el trabajo de atender y alimentar a su huésped, les brinda una entrada económica que ellas mismas administran. Por otra parte, a raíz de esta organización, ellas también se encargan de atender los visitantes y huéspedes de FUDEBIOL, incrementando sus opciones laborales y su compensación económica.

Pues hoy para seguir mi historia, quiero contarles otras dos cositas, una, es de la Feria del Agua y la otra, mi querida amiga Lila, la hacedora de tortillas, queso y natilla. ¿Ya la recuerdan? A ella la mencioné en mi historia anterior.

Bueno, la famosa Feria del Agua, se las quiero mencionar, porque solo así puedo hablarles de los deliciosos almuerzos envueltos en hojas de plátano que las señoras de ASOFEQUE preparan para celebrar esta fiesta anual, celebrada cada marzo, para hacer conciencia sobre la importancia del agua y el cuido del medio ambiente. Más adelante, en otra entrega, les daré más información sobre esta hermosa fiesta, así además, les digo que para la próxima, están todos cordialmente invitados.

En fin, estos almuerzos están hechos de forma típica, con la cuchara casera de nuestras hospederas. Por supuesto, contienen arrocito, frijolitos arreglados con cebolla y chile dulce, torta de huevo, papas sancochadas con achiote, plátano maduro y pollito sudado, y como broche de oro, todo esto bien envuelto en una hoja de plátano que impregna el almuerzo de un aroma inconfundible y le da ese sabor que tanto nos gusta a los ticos porque nos recuerda tiempos pasados, de cafetales y trapiches.

Tortillas Palmeadas y Natilla

Tortillas Palmeadas y Natilla

Y bien, les menciono todo esto, porque entre esas manos responsables de preparar estas delicias, están las de mi amiga Lila.

Lila es una mujer emprendedora, quien ha hecho distintas cosas en su vida para sacar adelante a sus 3 hijos, quienes hoy por hoy, son todos adultos y le retribuyen con amor, trabajo y respeto todo su esfuerzo.

Lila es una gran artesana, muchas cosas lindas sabe hacer, pero hoy en día, concentra sus esfuerzos en atender sus huéspedes y su finquita, de la cual, sale ese queso y esa natilla deliciosa de la que tanto hablo.

Ella con sus hijos muy temprano, ordeñan las vaquitas y recogen las hortalizas, productos que venden los jueves y viernes en la Feria del Productor Generaleño. Pero entonces, en lugar de solo vender la leche, doña Lila, empieza a cortar la leche para preparar su deliciosa natilla casera y a cuajar el queso, que al final, dependiendo de los días de maduración, ofrece como queso fresco o queso maduro, a mí en lo personal, los dos me encantan, así que cuando voy a su casa, por dicha muy cerquita de la mía, pido de todo lo que tenga, jijiji, así llego a mi casa cargada de delicias y a muy buen precio, pues una de las ventajas de comprarle a los productores directamente, es la conveniencia de pagar un poco menos por productos de alta calidad, así que además se los recomiendo, si pueden adquirir los productos directamente de la fuente, los obtendrán más frescos, de mejor calidad y a menor precio, suena bien, ¿verdad?

Por otra parte, Lila es famosa por sus tortillas palmeadas, simplemente son exquisitas, y mantienen toda la tradición de nuestras abuelitas, pues todo el proceso es artesanal por supuesto. Primero prepara la masa, bien aliñada con queso y sal, y después una a una, va palmeando hasta tener en sus manos una perfecta tortilla redondita, que pasa al comal y luego al fuego, y saben que es lo mejor, casi siempre son hechas a la leña…mmm… ¿qué les parece? Ya tienen ganas de venir a conocer a mi amiguita ¿verdad?, pues sí, es una dicha tenerla cerca e ir a tomarse un cafecito chorreado o una rica aguadulce, y ¿saben qué? A que no se lo imaginaban, pero en Quebradas tenemos dos trapiches, así que imaginen nada más esa agua dulce con dulce recién salidito de las pailas, pues uno de ellos colinda con la propiedad de Lila, jijiji, solo hay que estirar la mano para llenarse de dulce… además el ambiente cuando están sacando las tareas, se llena de un olor tan delicioso que motiva a tomar agua dulce a cada rato. Bien, creo que acabo de adquirir con ustedes otro compromiso, uno de estos días les contaré de los trapiches de Quebradas…

Lila con Gallito de Papaya

Lila con Gallito de Papaya

En fin, hoy les quise compartir unas fotos de mi amiga Lila, sus tortillas, queso y natilla, les cuento que para sacar esas fotos tuve que pasar por el sacrificio de comerlo todo (y lo volvería a hacer cada vez que ustedes quieran que les cuente de sus delicias, jijiji), y les cuento que todo estaba tan delicioso como se ve.

Pues bien, mi comunidad es muy bonita y guarda muchos secretos y cosas interesantes que poco a poco les iré develando. Y… ¿qué secretos guarda tu comunidad? ¿qué maravillas esconde? ¿las has notado? A veces pasamos las cosas por alto, pensando que son trivialidades, pero ante una segunda mirada descubrimos cosas muy hermosas, legados invaluables y personas maravillosas. Te invito a que hagas un recuento de tu comunidad, apuesto a que te vas a sorprender más de una vez, y mejor aún, valorarás mucho más el mágico lugar en el que vives.

¿Quiere compartir una nota así de su comunidad? ¡Comuníquese con nosotros!


24 junio, 2013

Anúnciate Gratis