Las repercusiones de El Niño fueron mínimas para los cañeros

Las repercusiones de El Niño fueron mínimas para los cañeros

Carlos Luis Monge Barrantes
prensa@perezzeledon.net

Aunque la corriente marítima El Niño no dejó de tener repercusiones en la Región Brunca, los daños causados a los productores de caña parecen ser mínimos, estima el ingeniero Julio César Barrantes, presidente de la Comisión para la Reactivación Cañera.

El Niño es el nombre que se da a un fenómeno meteorológico caracterizado por la presencia de una corriente marina cálida, frente a las costas de Perú, que incide, a veces severamente, en cambios meteorológicos, como fuertes lluvias con períodos de sequía intercalados.

Barrantes, responsable de la red meteorológica de la Cámara de Productores de Caña de la Zona Sur, afirma que los efectos de El Niño causaron perjuicio principalmente en plantaciones jóvenes, debido al vuelco de plantas, principalmente en los sectores de Las Mercedes y La Fortuna, en los distritos de Cajón y San Pedro.

Pero, en el sentido inverso, el Instituto Meteorológico Nacional, del cual forma parte la red meteorológica de la Cámara, informó que la temporada seca se adelantará para mediados del presente mes de noviembre y un verano prolongado, después de la maduración de la caña, favorece la producción industrial, es decir, conlleva a una mayor concentración de azúcar, explica Barrantes.

Frente a cada tropiezo que han debido enfrentar, los productores de caña de la zona sur se levantan, se limpian el barro y siguen. Después de haber soportado durante un largo período la invasión de la roya naranja, que causó severos daños, los agricultores fueron evolucionando las plantaciones hacia variedades resistentes y hoy no queda más de un diez por ciento de cañaverales afectados por la enfermedad.

En la labor de mejoramiento de la producción de caña y azúcar, la Cámara de Cañeros está renovando las estaciones meteorológicas que instaló en los cantones de Pérez Zeledón y Buenos Aires. Están ubicadas en La Ceniza, Peñas Blancas, Las Mercedes y La Fortuna, en Pérez Zeledón y Volcán y El Ceibo, en el cantón de Buenos Aires.

Las estaciones meteorológicas permiten a los agricultores obtener información sobre la cantidad de lluvias que han tenido, para determinar si adelantan o postergan una siembra, con el fin de obtener mayores rendimientos. También tienen sensores que miden la velocidad del viento, la temperatura, la humedad y la radiación, entre otros instrumentos.

William Meléndez Gamboa, jefe de Extensión Regional del Ministerio de Agricultura y Ganadería, indicó que existe una subcomisión especializada –que recibió la debida capacitación para manejar e interpretar los aparatos- que se encarga de ir analizando los datos, para observar las tendencias de la meteorología. Explica que se necesita analizar los datos de varios años, para definir las decisiones.

En otros campos de la agricultura, Meléndez dijo que en el presente año fue necesario adelantar en una semana la siembra de maíz y frijoles y que, debido a que se espera un verano más prolongado, también se recomendó a los ganaderos que se abastecieran de ensilajes, para hacerle frente a una eventual falta de alimento para el ganado.


5 noviembre, 2012

Anúnciate Gratis