La Semana Cívica estará dedicada a tres ilustres forjadores de jóvenes

Picando leña.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

T
res insignes forjadores de jóvenes, dos de ellos asociados a la cultura musical y el otro a la formación de líderes, serán los dedicados de la XVI Semana Cívica de Rescate de Valores y Tradiciones, que se celebrará entre el ocho y el trece de setiembre de 2014.

Los reconocimientos son para Wilberth Vargas Guerrero, director de la Escuela de Música Sinfónica de Pérez Zeledón; Leonel Calvo Aguilar, profesor y artífice de la formación de músicos y diversos proyectos del arte musical; y Pedro Gamboa Barrantes, director del programa del Proyecto de Desarrollo Comunitario Escolar (Prodecoes).

Aserrando una tuca, con una sierra manual de cuatro metros.

Aserrando una tuca, con una sierra manual de cuatro metros.

Los tres son reconocidos artífices de la cultura generaleña y su dedicatoria llega como complemento a una semana de actividades que muestra lo más destacado de las tradiciones y recuerdos más preciados del Pérez Zeledón de mediados del siglo pasado.

La Semana Cívica de Rescate de Valores y Tradiciones es una actividad ideada y organizada por la Asociación de Inquilinos del Mercado y la Terminal de Buses Municipales de Pérez Zeledón, que se viene realizando desde hace ya dieciséis años.

Concentra las más diversas expresiones culturales, con la presencia de artistas, artesanos, escritores, músicos, pintores, agricultores y estudiantes de escuelas, colegios y universidades. Durante esa semana es posible apreciar, en las instalaciones del Mercado, utensilios propios de décadas pasadas, ideados y fabricados para facilitar las labores del ser humano.

A lo largo de cada día será posible, por ejemplo, ir identificando los aromas de la caña de azúcar que se desprenden de un trapiche movido por bueyes, del jugo que se va solidificando a lo largo de las horas en que es sometido al calor, hasta convertirse en la miel espesa que sirve para darle forma a las “tapas” con que se endulzaban las bebidas.

Un trapiche en el corazón de San Isidro.

Un trapiche en el corazón de San Isidro.

Y pasar, desde luego, por una probadita de atolillo, espumas, miel en sus diversos estados y, si está entre las disponibilidades de tiempo y espacio, “pruebas” (miel cristalizada que se obtiene de del cambio repentino de temperaturas), sobado (miel que adquiere un color cremoso, con el movimiento circular rápido de la miel tomada de la canoa) y un trocito de dulce recién chorreado.

La fabricación de dulce es una de las tantas actividades de la historia y la nostalgia. Durante esa semana será posible ver hombres y mujeres picando leña, para convertir las trozas de madera en las astillas que servían de combustible para elaborar las comidas; gente desgranando maíz a mano; gente descascarando arroz en los pilones; mujeres cocinando al fogón; y este año –una novedad en la Semana Cívica- mujeres lavando ropa en batea.

Espumas, todo un deleite al paladar.

Espumas, todo un deleite al paladar.

Volverán, también, los amigos de Buena Vista, a mostrar la dificilísima tarea de aserrar una tuca con una sierra de cuatro metros, movida rítmicamente por dos hombres, de la manera en que se trabajaba para obtener las reglas y los tablones que llegaron a sustituir la chonta con que se construían las paredes, las camas y los encierros para animales…

Y los boyeros con las carretas que sirvieron para transportar los productos de sus fincas, para ir de paseo y para trasladar enfermos; y los caballos cargueros que acortaron las distancias y alivianaron las cargas a los abuelos y que, en las comunidades rurales alejadas, siguen cumpliendo una función importante de supervivencia y desarrollo.

La Semana Cívica organizada por la Asociación de Inquilinos es todo un evento, que se desarrolla durante los días previos a las actividades oficiales de conmemoración de la declaratoria de independencia de Costa Rica.


13 julio, 2014

Anúnciate Gratis