La picota no es causa de simpatías

Municipalidad de Pérez Zeledón.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

La picota, entendida como la exhibición pública de los nombres de las personas que se han atrasado en sus obligaciones municipales, es una medida que parece molestar a una inmensa mayoría de los ciudadanos, generaleños y visitantes.

La publicación de una foto del listado de morosos adherido a una pared del Palacio Municipal, en el Facebook de PerezZeledon.Net desencadenó una serie de comentarios en que se destaca la cruel fórmula gubernamental de cobrar tributos en contraposición con la deficitaria obra pública de un cantón sumido en la pobreza.

La Municipalidad de Pérez Zeledón exhibe a los morosos en murales.

La Municipalidad de Pérez Zeledón exhibe a los morosos en murales.

Aun así, hay quienes –al menos uno- que consideran que la Municipalidad debería incluir en el mural, la foto y la dirección del moroso, para que le de vergüenza.

La morosidad es un tema que afecta a la mayoría de las municipalidades del país y en Pérez Zeledón, en octubre del año pasado, alcanzaba el 23% de la recaudación proyectada, equivalente a cerca de mil millones de colones. La exhibición de los listados depara –eso sí- un inmediato aumento de la recaudación.

También es un tema que fue abundantemente analizado por los candidatos a la Alcaldía, durante la campaña previa a las elecciones del recién pasado siete de febrero de 2016, que culminó con nombramiento de la fórmula del Partido Unidad Social Cristiana, encabezada por Jeffrey Montoya.

Hubo coincidencia, entre los candidatos, en la necesidad de reducir la morosidad (a un diez por ciento, en el caso de Montoya), pero éste también incluyó, en su plan de gobierno, la necesidad de actualizar las tasas y tributos de servicios municipales, “acordes con la realidad económica local”.

La próxima administración incluye en su programa de gobierno un análisis del régimen impositivo en relación con la realidad económica.

La próxima administración incluye en su programa de gobierno un análisis del régimen impositivo en relación con la realidad económica.

La realidad con que se va a encontrar Montoya es que El General vive años críticos, por la decadencia de su economía. Los establecimientos comerciales abren y cierran como luciérnagas; se viene dando una emigración masiva de cerebros y mano de obra y, cuando emergen algunas oportunidades de empleo, los jóvenes acuden a ofrecer sus servicios en oleadas.

La norma vigente, que incluye el instrumento medieval de la picota, incluye una advertencia a los morosos que, de no ponerse al día con sus obligaciones, será denunciado en los tribunales de justicia (con un costo por adelantado para costas de abogado) con el riesgo de que sus propiedades sean rematadas.

En el mejor de los casos, a quienes se encuentren en situaciones realmente críticas y pidan oxigenación, se les ofrece la posibilidad de readecuar las deudas.

El principal reproche de los ciudadanos a la Municipalidad es por la insuficiencia en la ejecución de obra pública.

El principal reproche de los ciudadanos a la Municipalidad es por la insuficiencia en la ejecución de obra pública.

“No soy de PZ, pero fui a pasar esta Semana Santa por allá y es increíble que sí tengan tiempo para estar cobrando y no para reparar caminos de zonas cafetaleras que de alguna manera traen progreso al municipio. …”, decía Edwin Castillo Vásquez, a propósito de la publicación de la fotografía del mural municipal.

Foilán Mesén Abarca, apreciada personalidad generaleña y administrador de la página “Que bonito ser de Pérez”, comenta: “La municipalidad es una recaudadora de impuestos. Gasta mucho en fiestas y vanidades. Acosa e incomoda al pueblo. Nos cobra por tener casa y por servicios parciales, Anteriormente era para ayudar al pueblo…..ya no”.

“Me parece una medida de verdad pobre. ¿Dónde está la ética de los profesionales de esa institución. Muchas de esas personas no tienen ni para comer, ¿y que hace el gobierno del pueblo para mejorarles su situación? ¡Nada! En cambio se dedican a divulgarlos, pobres. ¡Qué mal estamos!”, expresa Yamileth Moya Fernández, en una lista de 31 comentarios.


30 marzo, 2016

Anúnciate Gratis