La gran familia del Mercado Municipal de Pérez Zeledón comparte las tradiciones

Imagen: La gran familia del Mercado Municipal de Pérez Zeledón comparte las tradiciones
Xinia Zúñiga Jiménez
xinia@perezzeledon.net


Pasillo del Mercado Municipal de Pérez Zeledón

Cada quien celebra la Navidad a su modo; para muchas familias es la única época
del año en donde tienen la oportunidad de reunirse, otros gustan irse
para las playas, hay quienes pasan en una pura fiesta de licor y comilonas,
pero también están los que rescatan las tradiciones y buscan
la manera de que ese Niño que nació en Belén nazca
en sus corazones.

Los 80 inquilinos del Mercado Municipal de Pérez Zeledón nos
dan un buen ejemplo del significado de esta época, ya que además
de colocar el Portal desde hace tres años, también realizan el
tradicional Amigo Invisible, las Posadas y finalizan con un rosario el 8 de
febrero a las 6pm con el personal del Mercado e invitados del pueblo.Y como dice don Jorge Monge Agüero, Presidente de la Asociación
de Inquilinos del Mercado Municipal, todos tenemos costumbres muy distintas, ya
que unos son más caseros, mientras que otros se recrean en las playas y ríos.
Por ejemplo, el Amigo Invisible lo organizan por pasillos y sin importar qué tan
caro sea el regalo, lo que cuenta es el compartir con esa gran familia que
se ve todos los días del año, en la que algunos llaman
su “segunda casa”.


Jorge Monge Agüero, Presidente de la Asociación de
Inquilinos del Mercado Municipal

Durante esta actividad no pueden faltar los tradicionales tamales y un brindis
con rompope o alguna otra bebida, sin provocar daño a nadie. El Amigo
Invisible lo realizan desde que apareció la tradición y consideran
que es una forma agradable de culminar el año.

¡Cuatro días libres al año!
Para tener una idea de lo difícil que es para la mayoría de los
comerciantes del Mercado Municipal de Pérez Zeledón tener
días libres, don Jorge indicó que sólo disfrutan
del Jueves y Viernes Santo, 25 de Diciembre y el 1 de Enero.

“Nos sentimos muy contentos porque Dios nos ha bendecido mucho, se avecina
un año nuevo y nos llena mucho de satisfacción haber podido terminar
un año de servicio bonito y agradable, pero especialmente con la gente
que comparte con nosotros la oportunidad de servirles”, manifestó el
comerciante.

“La esperanza no debe faltar”

“En mi caso me gusta disfrutar de la paz que genera el hogar, partiendo que
los inquilinos del Mercado la mayoría del tiempo pasamos en este lugar trabajando
y cuando tengo la oportunidad de un día libre lo disfruto mucho estando
en mi hogar en Villa Ligia”, expresó Monge Agüero.


Don Jorge y un colaborador en su tramo del mercado.

Agregó que eventualmente realizan un viaje pequeño, ya que los
días son pocos y tiene mucho tiempo de no sacar vacaciones.

En cuanto a las tradiciones de esta familia comparten la Cena Navideña,
el portal, los tamales y todo lo que tiene que ver con la parte espiritual
de la época.

Monge Agüero es padre de cuatro hijos: Nancy, Juan Pablo, Karina y Cindy
; además, ya disfrutan de dos nietos. Su esposa es Betina Madrigal Ramírez,
quien en su hogar se encarga de todos los detalles de la época.

“Mi mensaje es que logremos sentir a Jesús Niño que nace
en el corazón de cada uno, para tener la presencia de Cristo en nuestros
corazones, para que Él pueda transformar la vida de las
personas en estos tiempos tan difíciles, para que la única razón
sea ese Dios vivo en cada uno de nosotros, el cual transforma nuestro corazón,
alma, ideas y todo lo que sea para bien propio, de nuestras familias, la comunidad
y la sociedad”, subrayó.

Don Jorge también recalcó que en esta época, especialmente
de consumismo, hay que tener fe para que la esperanza no nos falte, pues asegura
que nada de lo que nos ofrece el mundo nos llena, ya que siempre habrá un
vacío interior, lo que sólo Dios llenará con la
presencia de Jesús que nace en Belén.

“Dios dijo que quien con Él no recoge, desparrama. Por eso, tratemos
de recoger bajo la dirección de ese Cristo que todo lo puede y lo da.
Bajo este lema tratemos de iniciar este 2006, recogiendo con Cristo para vivir
a su lado y fortalecidos con su presencia”, finalizó don
Jorge Monge Agüero, quien desea Feliz Navidad y Próspero Año
Nuevo a todos los usuarios de Perez Zeledon.net.

La tradición del Portal

Además de los tamales, el amigo Invisible y otros detalles navideños
que siempre comparten los inquilinos del Mercado Municipal, desde hace tres
años que colocan el Portal y cada vez tratan de hacerlo diferente.


Mario Bonilla y su esposa, Noilly Barrantes, del Tramo #53.

Este trabajo está a cargo de los señores Mario Bonilla y su
esposa Noily Barrantes, propietarios del tramo #53, junto a la colaboración
de la señora Teresa Blanco, vecina del Barrio Los Chiles.

“Este año hicimos el Portal con un papel especial, le colocamos
más ovejas, la casita del Pasito es más rústica y
con una fuente a la par para que parezca que ahí van a beber agua las
ovejas y los demás animales, así como una cerca de protección
al frente, para evitar que se roben las figuras o la plata”, indicó doña
Noily a este sitio.

Y retomando las palabras de don Jorge Monge, la señora Noily Barrantes,
coincide en que el Mercado Municipal es como la segunda casa de todos los que
allí laboran y que por eso tratan de no pasar desapercibidas estas fechas.

“La gente que visita el Mercado se acerca mucho a ver el Portal y gusta
mucho especialmente a los niños. Este año lo hicimos el
4 de diciembre desde las 9 am hasta las 3pm y lo cerramos el 8 de febrero
a las 6pm con un rosario en donde tendremos invitados del pueblo con quienes
disfrutaremos de un tamal con café o aguadulce”, puntualizó doña
Noily, quien también envía un saludo de Feliz Navidad y
Próspero Año Nuevo a toda su familia, amigos y conocidos.

Otras fotos de los pasillos del Mercado Municipal. Si desean
ver más, haga click aquí para ver una galería de fotos
más amplia.


28 diciembre, 2005

Anúnciate Gratis