La Alcaldesa ordenó suspender aumento a funcionarios municipales

Los funcionarios atribuyen el conflicto a una distorsión politiquera.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

L
a alcaldesa de Pérez Zeledón, Vera Corrales Blanco, ordenó suspender el pago correspondiente al ajuste salarial concebido para los funcionarios municipales de alto rango, pero éstos afirman que lo defenderán con todas las herramientas que les permita la ley.

Los funcionarios atribuyen el conflicto a una distorsión politiquera.

Los funcionarios atribuyen el conflicto a una distorsión politiquera.

“… consideramos legal, justo y merecido el beneficio que ya nos generó la aplicación de la nueva escala salarial y por ello la defenderemos con todas las herramientas que la ley nos permite, con la convicción de que quien no lucha por un derecho que le asiste es porque realmente cree que no lo merece”, dice una comisión de siete funcionarios, en un documento hecho circular hoy, martes 10 de febrero de 2014.

En realidad, la Alcaldesa ordenó la suspensión del pago del ajuste salarial desde el miércoles 28 de enero, un día después de que quedó en firme un acuerdo del Concejo para dejar sin efecto el acuerdo anterior en que autorizaba la aplicación de la tabla de ajustes salariales. Ordenó anular lo relacionado con la tabla salarial, bajo el argumento de que la desconocía, por haber sido incluida de manera subrepticia dentro del presupuesto municipal para el año 2015.

Pero no pudo detener el pago correspondiente a la segunda quincena de enero porque ya las planillas estaban elaboradas y la demora en nuevos cálculos, para retrotraer los ingresos de los funcionarios municipales a lo que ganaban en 2014, los hubiera dejado sin recibir el salario de la quincena.

La Alcaldesa a los funcionarios

Ayer, la Alcaldesa emitió una circular dirigida al personal de la Municipalidad, para aclarar lo que estima “una serie de afirmaciones y comentarios malintencionados, carentes de razonamiento legal y técnico”.

Vera Corrales Blanco, alcaldesa de Pérez Zeledón.

Vera Corrales Blanco, alcaldesa de Pérez Zeledón.

Se refiere a un conflicto que estalló el 20 de enero, cuando algunos regidores denunciaron que la Administración Municipal los había inducido a error, al incluir en el presupuesto de 2015 una escala salarial que ellos desconocían.

Esta escala incluye, en algunos casos, ajustes a la base que significan un sustancial aumento de ingresos para algunos de los funcionarios; pero el inconveniente no hubiera alcanzado tanto revuelo, ni tanto roce entre el Concejo y la Administración, y entre sectores de la Administración, si en los cálculos no se hubiera incluido una rebaja de ingresos a los “operarios”, aplicada a un concepto de “sobresueldo” que los venía beneficiando.

En su comunicado al personal de la Municipalidad, Corrales expresa que algunos miembros del Concejo alegan desconocimiento de la situación, pese a que en el documento de presentación del presupuesto se indicó sobre el tema. “Aun así, se toma el acuerdo por parte de este órgano colegiado de dejar sin efecto la aplicación de la escala salarial, el día 20 de enero del 2015”.

También les recuerda que existen recursos presentados contra el acuerdo del Concejo, que serán conocidos en la jurisdicción contencioso administrativa.

Los funcionarios al pueblo

Los funcionarios también salieron al paso de criterios y afirmaciones “que resultan totalmente alejadas de la realidad y están generando una gran desinformación”, mediante un comunicado público, suscrito por una comisión de siete funcionarios.

El Sindicato, que abriga a los trabajadores rasos, pide que los funcionarios de alto rango devuelvan lo que recibieron por ajuste.

El Sindicato, que abriga a los trabajadores rasos, pide que los funcionarios de alto rango devuelvan lo que recibieron por ajuste.

Para ellos, esta distorsión que se ha dado al caso, está viciada por intereses políticos. Dicen: “Esta forma de actuar esconde una gran verdad: se aproxima una campaña política y muchos de los que hoy nos atacan tienen aspiraciones políticas y, por ello, quieren mostrarse ante el pueblo como muy correctos en su actuar, aún más cuando tomar posiciones populistas les ayuda en ese afán por conquistar votos o quedar bien con sus líderes”.

Acusan de falso un listado de trece puntos específicos, como que la Alcaldesa y un grupo de funcionarios se hubieran “autorecetado” un aumento sin fundamento técnico ni legal, que la Administración Municipal haya pretendido engañar al Concejo o no le hubiera informado sobre la aplicación de la nueva escala o que a los trabajadores operativos y administrativos se les haya rebajado su salario final.

Afirman que los funcionarios beneficiados con la nueva escala no son unos pocos (la cifra que se ha manejado es de 47) que se reparten cientos de millones, sino que son 111. Y que los ajustes no significan una erogación presupuestaria adicional de 250 millones de colones, sino de menos del 50% (menos de 125 millones), que no equivalen siquiera al 1.75% del presupuesto total de la Municipalidad.


10 febrero, 2015

Anúnciate Gratis