Jóvenes: no pospongan, pues, sus responsabilidades

Una idea de la multitud que acudió a celebrar el Día Nacional de la Juventud.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Miles, y miles, y miles de jóvenes cristianos costarricenses, fueron exhortados para que asuman la responsabilidad que les corresponde, como actores de una sociedad que demanda un país más justo e inclusivo, de un frente contra la corrupción y de cambio hacia un sistema democrático más conveniente para el país.

Y la exhortación no vino de cualquiera: lo expresaron, sin rodeos y con firmeza, el obispo de la Diócesis de San Isidro de El General, fray Gabriel Enrique Montero, y el propio presidente de la República, Luis Guillermo Solís.

Llovió y "les llovió". La homilía de Monseñor Gabriel Enrique, pasada por agua.

Llovió y “les llovió”. La homilía de Monseñor Gabriel Enrique, pasada por agua.

Ambos se encontraron ante una marejada de muchachos y muchachas procedentes de todo el país, que acudieron hoy –sábado 18 de julio-  al Centro Salesiano Don Bosco, en las afueras de San Isidro de El General, para celebrar el Día Nacional de la Juventud 2015.

Hoy ustedes también representan eso: la fuerza que transforma la sociedad, en la que cada uno, desde su espacio, debe contribuir para que la patria sea cada vez más justa, más inclusiva, donde se respeten cada vez más los seres humanos, donde brille siempre la solidaridad cristiana, porque esa también es marca de nuestra fe, dijo el presidente Solís.

El Mandatario hizo un llamado los jóvenes para que se incorporen a ese proceso, y  para que no solamente se conviertan en constructores de justicia, sino también de paz, reconciliación y amor por los que más lo necesitan.

Una idea de la multitud que acudió hoy a celebrar el Día Nacional de la Juventud.

Una idea de la multitud que acudió hoy a celebrar el Día Nacional de la Juventud.

“No pospongan su responsabilidad para el futuro”, les había dicho el Obispo, durante la homilía. “Ni el Estado, ni las Iglesias pueden desconocer la fuerza incontenible de una juventud pensante, orante y comprometida. Basta ver esta multitud reunida hoy aquí y lo que ustedes pueden significar, si hacen oír su voz para defender los valores del Evangelio”, dijo monseñor Gabriel Enrique.

“Ustedes pueden influir poderosamente en las decisiones que se tomen en nuestra Asamblea Legislativa, en las políticas que adopte un gobierno, en el buen funcionamiento de las instituciones públicas, en el fortalecimiento de la lucha contra la corrupción, en el cambio de estructuras injustas y aún en la selección del tipo de democracia que más conviene a este país”, agregó el Obispo de San Isidro de El General.

Todavía más. Dijo: “Rechazamos como radicalmente injusto un sistema tributario en el cual quienes más tienen son los que menos contribuyen al bien común, mientras son sacrificados los más desposeídos, y apoyamos todo esfuerzo de los gobiernos para corregir tales irregularidades”.

Confesión, de previo a la eucaristía a la que asistieron más de 15 mil jóvenes.

Confesión, de previo a la eucaristía a la que asistieron más de 15 mil jóvenes.

Aclaró, de la misma manera, que las armas de los seguidores de Cristo no son ni la violencia, ni el odio, ni la revolución, ni la violación de las libertades individuales, sino la iluminación de la Palabra de Dios, la fuerza de la oración, el poder transformador de los sacramentos, el diálogo, la comunión fraterna, el testimonio de vida, el sacrificio personal y la fuerza incontenible del amor, “…que todo lo vence y lo transforma”.

El Día Nacional de la Juventud 2015 celebrado hoy en Pérez Zeledón fue todo un acontecimiento, que reunió a al menos quince mil jóvenes. Sólo un obispo de la conferencia de Costa Rica faltó, por razones de fuerza mayor. La celebración contó con la presencia de al menos cincuenta sacerdotes.

Cincuenta sacerdotes, a los que se sumaron ochenta ministros de la eucaristía, para impartir la hostia sagrada… un póstumo homenaje al joven líder de las juventudes cristianas generaleñas, Daniel León; y una organización impecable (producto del trabajo realizado por 500 jóvenes generaleños, desde inicios de año) solamente alterada por la lluvia que, sea como sea, es de agua bendita para las cosechas y los manantiales.


18 julio, 2015

Anúnciate Gratis