Inaugurado el Centro de Cuidado Paliativo

Inaugurado el Centro de Cuidado Paliativo

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

H
oy, viernes 26 de setiembre de 2014, quedó inaugurado el edificio del Centro de Cuidado Paliativo Dr. Gastón Acosta Rúa, al cabo de un proceso que a ratos tiene visos de leyenda y a veces rasgos de milagro.

Fue un acto cargado de emociones, en que una niña quiso expresar al ex diputado Santana Esquivel su amor y admiración, por el desprendimiento que tuvo al donar un lote y luego asumir una labor ininterrumpida, hasta ver el edificio construido.

Una niña quiso expresar su agradecimiento a Santana Esquivel.

Una niña quiso expresar su agradecimiento a Santana Esquivel.

Un momento para recordar que Marlene Badilla, sicóloga y pionera del Centro de Cuidado Paliativo, llegó a preguntarle a don Santana si no sabía cuánto valía un lote que estaban vendiendo en las cercanías (en lugar de llamar al número de teléfono que aparecía en el rótulo) con lo que se inició la conversación que condujo a lo que se dio en llamar “milagro”.

Una bendición conjunta del obispo emérito Hugo Barrantes y del obispo de San Isidro de El General, fray Gabriel Enrique Montero. Y el discurso de agradecimiento a todos los que, de una u otra forma, contribuyeron para que la obra quedara terminada.

Es un edificio acogedor, con una decoración que apenas hubiera soñado un niño; y a partir de ahora servirá para atender a la población infantil de la Región Brunca que padece enfermedades que no tienen respuesta a la atención médica curativa.

Dos obispos bendijeron las instalaciones del Centro.

Dos obispos bendijeron las instalaciones del Centro.

Su costo alcanza los 150 millones de colones. Se le comenzó a construir en enero del presente año, en un lote donado por el ex diputado Esquivel y su familia (detrás del Plaza Villa Herrera) en el centro de San Isidro de El General, con cero capital, pero con una junta directiva que logró mover montañas y llegar a los corazones de decenas, si no cientos de personas, que se acercaron a contribuir de las más diversas maneras.

Desde las que acudieron a depositar unas monedas durante una maratónica celebrada en el parque de San Isidro, hasta la colonia generaleña establecida en Nueva Jersey, en los Estados Unidos; desde los que hicieron aportes significativos en efectivo, hasta los que contribuyeron con mano de obra; desde los que han comprado una acción para participar en la rifa de un carro, hasta los niños de la Unafip de la Asociación Deportiva Escuela de Futbol Integral de Pedregoso (Adefip) y El Programa de Desarrollo Comunal y Estudiantil (Prodecoes).

Allegados del Centro de Cuidado Paliativo, durante el acto de inauguración.

Allegados del Centro de Cuidado Paliativo, durante el acto de inauguración.

Estos niños de Prodecoes son líderes en sus escuelas que infiltrados hoy entre los asistentes a la inauguración, fueron acercándose a los representantes del Centro de Cuidado Paliativo a entregar las partidas de dinero que consiguieron en sus escuelas.

Saben que el edificio ya está terminado; pero que siempre hará falta el dinero, porque hay que comprar equipos y seguir cubriendo los gastos de funcionamiento que, por el momento, se calculan en 10 millones de colones mensuales.
El Centro de Cuidado Paliativo Pediátrico, de San Isidro, cuenta con el respaldo de la Fundación para el Cuidado Paliativo Pediátrico. A lo largo de ocho años ha venido atendiendo a los niños que sufren enfermedades que les limitarán la extensión de sus vidas y, en la actualidad, atiende a una población algo superior a los 200 pequeños.

A los niños, y también a sus familiares, les brindan una atención integral, que incluye medicinas para mitigar el dolor, cuando éste existe, y tratamiento para que acepten los designios y avatares como parte de la vida.

 


26 septiembre, 2014

Anúnciate Gratis