Imagen de San Isidro Labrador llegó hoy a la Municipalidad

San Isidro Labrador, San Isidro de El General.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

H
oy, lunes diez de noviembre de 2014, llegó al Palacio Municipal de Pérez Zeledón la imagen peregrina de San Isidro Labrador, en cuyo patio interior permanecerá a lo largo de una semana.

La imagen del santo madrileño, patrono de San Isidro de El General, fue recibida por un pequeño grupo de funcionarios de la Municipalidad, que en una breve ceremonia escucharon una reseña de su historia y rezaron una oración.

Esta pequeña imagen ha estado recorriendo las instituciones públicas y los establecimientos comerciales de la ciudad, por iniciativa de la parroquia de San Isidro Labrador, como una iniciativa de carácter espiritual, pero que lleva un contenido cultural imprevisto.

La imagen hace un recorrido desde el 15 de mayo.

La imagen hace un recorrido desde el 15 de mayo.

“¿Ya están poniendo el portal?”, preguntó una señora que se acercó al grupo de recibimiento de la imagen, en un centro comercial de San Isidro. Se sabe menos acerca de San Isidro, de lo que pudiera imaginarse.

San Isidro es el santo patrono de la ciudad desde sus propios orígenes, cuando, en 1910, un grupo de vecinos de una emergente aldea sin nombre decidió ponerle su nombre. “Un santo tres veces santo, muchas veces santo”, en palabras del actual obispo de San Isidro de El General, fray Gabriel Enrique Montero.

San Isidro nació en los alrededores de Madrid, en el siglo XII, en el seno de una familia muy humilde. Debido a que quedó huérfano, buscó el sustento con trabajos como el de cavador de pozos, cuando sólo tenía diez años. Luego logró colocarse como labrador.

Se le atribuyen diversos milagros, como haber intermediado, junto a su esposa, para que su hijo sobreviviera tras haber caído en un pozo muy profundo. Durante sus oraciones, el agua del pozo fue creciendo hasta que Illán llegó a la superficie.

Fue recibida por un pequeño grupo de funcionarios municipales.

Fue recibida por un pequeño grupo de funcionarios municipales.

Iba a misa todas las mañanas, antes de ir a arar las tierras de un hacendado. Se dice que, aunque su salario era muy bajo, siempre tenía para ayudar a los menesterosos.

Dice una bibliografía de la Parroquia San Isidro Labrador que Isidro y su esposa María decidieron separarse para llevar una vida de mayor santidad. María quedó al cuidado de la ermita de Caraquiz, la cual barría y aseaba diariamente, al tiempo que pedía limosna para costear el aceite que alumbraba la imagen.

Cuando María tuvo noticia, por un ángel, de la próxima muerte de su marido, corrió a su encuentro y no se separó de él hasta que exhaló su último aliento. Fue canonizado el 19 de junio de 1622, el día en que también fueron canonizados Santa Teresa de Jesús, San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier y San Felipe Neri.

Se dice “tres veces santo”, porque también fueron santos su esposa, Santa María de la Cabeza, y su hijo, San Illán Labrador.


10 noviembre, 2014

Anúnciate Gratis