Identificados y apasionados con los Juegos de Pérez Zeledón

Del trapiche: Sobado, dulce, melcochas, mieles, caldo de caña...

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

C
on el campeonato de futbol logrado por el equipo de La Unión de San Pedro y la selección de la mejor comida y el mejor postre, ayer, domingo 14 de diciembre de 2014, culminaron las competencias y concursos de los Novenos Juegos Deportivos, Recreativos y Culturales de Pérez Zeledón.

La Unión de San Pedro, campeón de los Juegos Distritales.

La Unión de San Pedro, campeón de los Juegos Distritales.

La gran final fue una jornada de dos días, con una relativamente amplia pero notablemente afectiva participación de diez de las once comunidades anfitrionas de los eventos que se fueron realizando en cada uno de los distritos de Pérez Zeledón, a lo largo del año.

La mayor muestra del agradecimiento hacia el Comité Cantonal de Deportes, por haberlos tomado en cuenta, fue quizá el esfuerzo que realizaron los niños de la comunidad de Santa Lucía de Páramo –una de las más aisladas del cantón, por la lejanía y los rústicos caminos- que integraron el equipo de futbol infantil.

Salieron de Santa Lucía a las cuatro de la mañana, para llegar a tiempo al complejo polideportivo de Pérez Zeledón; y se entregaron con tanto ahínco, que lograron llevarse el trofeo de campeones para su casa.

Un pollo arreglado y además exquisito, fue el ganador del concurso.

Un pollo arreglado y además exquisito, fue el ganador del concurso.

Y también es digna de destacar la participación de cada uno de los equipos mayores que llegaron desde poblados lejanos y se mantuvieron compitiendo a lo largo de un día que pasó de temporal a aguacero cerrado.

En la final, ganó el equipo de La Unión de San Pedro al de La Florida de Barú, dejando el tercer a Veracruz de Pejibaye. El premio de los sanpedreños es mayormente significativo si se toma en cuenta que, antes de enfrentar a La Florida, en la lucha por el trofeo, La Unión había jugado a lo largo tres partidos de treinta minutos, a lo largo del día.

Pero si los jugadores –niños, muchachos y adultos- merecen una mención sentimental, por el esfuerzo y el entusiasmo con que participaron en las competencias, mayor es el aplauso para las mujeres que asistieron al concurso de comidas y postres.

Los jueces tuvieron que emplearse a fondo, porque todo estuvo buenísimo.

Los jueces tuvieron que emplearse a fondo, porque todo estuvo buenísimo.

Pollos arreglados con huevos duros y ensaladas, sobre hojas de banano, en algún caso artísticamente decorado; almuerzos con tortillas caseras, en canastitas impecables, también cubiertas con hojas de banano; postres con una decoración artística del mejor gusto, siempre asociada a la vida en el campo y… ¿qué decir? …caldo de caña, aguadulce, cajetas de semillas de mamón, sobado, melcocha, gelatinas, miel de ayote…
¡Ja! Menudo problema en que metieron estas mujeres que participaron en los concursos de comidas y postres a los jueces, aun cuando, entre ellos, estaba ni más ni menos que Pedro Barrantes (Marisquería don Beto) un erudito del arte culinario.

Hora de valorar las pinturas infantiles.

Hora de valorar las pinturas infantiles.

Culmina de esa manera, en fin, un año de actividades en que los protagonistas fueron los miembros de las organizaciones comunales de pequeños poblados que, de otra manera, rara o rarísima vez logran convertirse en “la capital” de sus distritos. Así Quemado de Cajón; así Las Juntas de Pacuar; así San Jerónimo de San Pedro, sólo para hacer una referencia.

Estos Juegos Distritales de Pérez Zeledón son únicos en el país. En cada poblado, los líderes han tenido que trabajar (con el apoyo del Comité de Deportes) en la organización de campeonatos distritales de futbol infantil y mayor; de talleres y concursos de pintura infantil; de canto; de comidas y postres; y han tenido que organizar –porque es otra de las finalidades del programa- ventas, bailes, bingos, karaokes u otras actividades, para recaudar fondos con fines comunales.


15 Diciembre, 2014

Anúnciate Gratis