Humberto Vargas llevó por tonos sepia a los generaleños

Imagen: Humberto Vargas llevó por tonos sepia a los generaleños

Brindó un espléndido concierto en el Complejo Cultural de Pérez Zeledón

Juan Diego Jara A
prensa@perezzeledon.net


Humberto Vargas cautivó al público generaleño

El cantautor nacional, Humberto Vargas, ganador de la Gaviota de Plata en Viña del Mar 2006 presentó un magnánimo concierto en el Complejo Cultural de San Isidro de El General, el pasado 1 de junio en horas de la noche.

Con motivo de su Gira por la Vida, el autor de “Dilo de una vez” recorre Costa Rica junto con su séquito musical para agradecer el apoyo recibido de las diversas comunidades. Asimismo, llevando un mensaje de prevención referente a la hepatitis B y C, enfermedad silenciosa que ha cobrado muchas vidas en nuestro país.“La vez pasada que vine a Pérez me fue muy bien. Había venido como invitado de Editus y en estas dos oportunidades he encontrado una respuesta cálida, pues aquí hay gente muy receptiva”, dijo.

Aunque el recinto no se atiborró, quienes concurrieron se mostraron fieles a la cultura, a la aleación de varios ritmos conjugados por Humberto en identidad costarricense. Las dos horas de concierto se convirtieron en una simbiosis entre artista y espectadores.

Como intruso robó la atención del público a quienes llevó por Tonos Sepia, permitiendo conocer a “Comerciantes de colores”, “Transaludador”, “Ojos y manos”. Pero también dejó a todos sin aire con “Del bien o del mal” “Tundá” y con “Dilo de una vez”. Allí el entorno estremeció.

“Es sorprendente ver personas sentadas en mis presentaciones escuchando canciones que no conocen y que son nuevas para ellos”, acotó el músico.

Y así fue, para muchos las melodías de colores de este cantautor irrumpieron en la mente y se transmutaron en paisajes, historias y realidades muy propias de nuestra tiquicia.

Previo a la puesta en escena de este trovador, otro grande de la música, un hijo del valle de El General, José Calderón, deleitó a los presentes con su vasto repertorio y, por supuesto que “El amor como un niño” y “Pioneros”, sonaron.


El cantautor visitó el Hogar Betania

Solidez merecida. Dos discos reafirman la ebullición de Vargas: Tonos Sepia y Aire; además, una Gaviota de Plata y un premio ACAM por mejor canción del año 2006. Pero Humberto mantiene su esencia y humildad, firme en su propósito de seguir cosechando éxitos. Precisamente prepara su tercer material discográfico y una gira por Centroamérica, España, y Sudamérica.

Con respecto a su evolución después de “Dilo de una vez”, este artista de 37 años, señaló que no sabe con certeza que tanto influyó su participación en Viña del Mar. Es consciente que hubo un cambio, pero no en él, sino en la repuesta de la gente cuando ha buscado respaldo, ha hecho una gira o un proyecto.

“Yo hago nuevas canciones y estoy constantemente fabricando cosas. No se si aguna va a ser algo similar o mejor a “Dilo de una vez”. Yo deseo que todas salgan volando”, resaltó.

Humberto explora diversos ritmos. Desde una salsa, un tango, un tambito, un calipso costarricense. Considera que la música nacional está incursionando en nuevos géneros, estilos, temáticas y modalidades de canción. “La música me inspira todo. “Cada canción tiene su humor, su propio color”, añadió.

Sus creaciones surgen del alma y no son para complacer a todo el mundo, sino para brindar una nueva alternativa para quienes sumergen en la profundidad de la verdadera música.

Lo recaudado en el concierto fue en beneficio del Hogar Betania.


5 junio, 2007

Anúnciate Gratis