¿Hacia donde vamos?

Imagen: ¿Hacia donde vamos?

Por Natasha García


Antonio Pérez, pionero generaleño.

En una época donde todo parece ser una fiesta, deberíamos reflexionar sobre lo que hemos hecho como ciudadanos no solo de este país sino de este cantón.Muchas veces el progreso está lejos de constituir un cambio positivo y da paso para descansar en la retentiva; se empieza a dar por sentado aquello que se tiene, olvidando a todas las personas que dieron su vida por constituir el lugar en el que estamos hoy.

Es lamentable ver cómo el costarricense ha ido perdiendo poco a poco su identidad y ha tomado como suyas costumbres extranjeras, siendo colonizados poco a poco, esta vez no con violencia como lo pretendieron los filibusteros, no señores, lo que es peor, hemos entregado nuestro país y nuestra costumbres.
Los costarricenses nos hemos ido olvidando de lo significó la muerte de muchos hombres y mujeres para defender a nuestra nación. ¿Cómo es posible que el monumento a los caídos de la guerra del 1948 esté como sus muertos, caído? Es una vergüenza que estas situaciones se den, pero bien, ¿cómo apreciar algo que siempre se ha tenido?

Muchos estamos acostumbrados a las libertades individuales y nos olvidamos de que hace menos de cien años muchos hombres ofrendaron su vida para que continuáramos teniéndolas, otros, además de ir a la guerra no solo una vez sino hasta dos veces, no se conformaron con solo servir a su país en el ejército, también buscaron la manera de servir en otras áreas.

¿Cuántas personas cercanas a nosotros lucharon por nuestras libertades individuales?, y que hacemos nosotros con ellas. George Santayana creía que quienes no conservaran la experiencia se convertían en bárbaros, pues estaban no solo destinados a vivir como salvajes sino que además se condenaban a repetir la historia. Entonces, ¿por qué el ser humano en su primera etapa de la vida es de mente frívola y se distrae con facilidad?
 

¿Será acaso que por eso hoy en día la gente joven está más enterada de la fiesta de fin de semana o de la modelo del momento que de su propia historia?  ¿Constituye esto una falta de respeto para aquellas personas visionarias que pusieron su aporte para que hoy estemos donde nos encontramos?  

No hay que ir muy lejos para saber que en cada rincón de este país no hay solo sangre sino sudor de muchos costarricenses para formar cada uno de las cantones de Costa Rica; personas como las que cruzaron el altozano Buena Vista cuando aún no existía carretera, estos viajes fueron muchas veces lo que dio a este macizo su nombre popular el “Cerro de la Muerte”: hombres y mujeres perdieron su vida en este lugar.

Y lo que es peor, estos pioneros, joyas de nuestra nación, muchas veces se les discrimina, se les irrespeta; no se les toma en cuenta, ¿será acaso que ya nos hemos convertido en bárbaros? Basta con ver cómo son tratadas estas joyas en los buses donde –incluso– personas jóvenes ocupan los espacios que fueron ganados por estos héroes.

Me refiero a personas jóvenes que no solo tienen la osadía de ocupar un puesto que no les pertenece y que tienen el descaro de no quitarse cuando ven a alguien que sí lo merece.

Entonces, ¿qué vamos a hacer usted y yo para que esto cambie?


23 Septiembre, 2010

Anúnciate Gratis