Guardaparques en desigual batalla contra incendios y deforestación

El Pilar de Cajón

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

D
iminutos, de la manera en que se ven cuando se enfrentan con bombas de espalda y varillas a un incendio forestal  gigantesco o en una tala ilegal de árboles, así parecen sentirse los guardaparques en la batalla judicial contra los pirómanos y los deforestadores.

Es el caso específico que se presenta en torno a una tala de árboles que se dio en El Pilar de Cajón, en Pérez Zeledón,  en el propio lugar donde se había denegado una autorización para la explotación de árboles. Debido a que no obtuvieron el permiso, los que gestionaron el permiso talaron sin autorización, según se desprende de un comunicado de Ronald Chan, director regional del Área de Conservación La Amistad Pacífico (ACLA-P).

La falta de sanciones contundentes y ejemplarizantes, en las altas esferas gubernamentales y en los tribunales de justicia, llevan a los infractores a sentirse autorizados para actuar al margen del sistema jurídico, conforme lo deja entrever el comunicado de prensa en que Chan responde a acusaciones de “impavidez ante una tala ilegal” que se estaría dando en Cajón.

Incendio en Los Santos.

Incendio en Los Santos.

“Ante los cuestionamientos realizados sobre lo actuado por la tala ilegal realizada en el Pilar de Cajón de Pérez Zeledón, las Autoridades de (ACLAP) del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), hacen del conocimiento público que, desde agosto de 2012, se interpuso denuncia ante el Tribunal Ambiental Administrativo y ante el Ministerio Público, por tala de árboles y posible afectación de áreas de protección en el sector del Pilar de Cajón”, comunicó el funcionario.

“En este sitio se localizó una tala, socola en bosque secundario y posible afectación de áreas de protección de una laguna y cuerpos de agua”, agrega el comunicado, fechado el jueves de la semana pasada, 23 de mayo de 2013.

El sitio afectado corresponde a áreas que ya han sido intervenidas y regeneradas por sucesión natural. Hace mucho tiempo se sembró café, cultivo que fue abandonado y las especies forestales se regeneraron, mismas que provocaron problemas en dicho cultivo por el factor sombra, especificaba un informe presentado por funcionarios de ACLA-P ante el Tribunal Ambiental Administrativo.

Las denuncias por la sustracción de animales silvestres y especies forestales a las áreas de conservación son frecuentes y las sanciones, si se dan, son mínimas.

El SINAC acaba de presentar una denuncia  contra un ciudadano por haber causado un incendio que devastó 78 hectáreas de terrenos, dentro de la Reserva Forestal Los Santos.  El hombre dijo que estaba quemando basura dentro de un estañón y que el fuego se le salió de control.

Lo grave, en este caso, es que por un “descuido”, el incendio (que sólo se prolongó durante dos días y medio, gracias a la intervención de ochenta brigadistas) destruyó bosques, plantaciones de ciprés y pino, cultivos de mora, y destruyó vegetación de recarga, protección y amortiguamiento de aguas dentro de la reserva.


27 mayo, 2013

Anúnciate Gratis