Gobierno y frijoleros atrapados por los TLC

Productores de frijoles de Pérez Zeledón.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Una vez más, los productores de granos básicos de Pérez Zeledón advierten sobre la posibilidad de ir a manifestarse a las calles, por encontrarse sin soluciones a la necesidad de colocar  en el mercado una parte importante de su cosecha de frijoles.

+++++

Desde setiembre del año pasado han tratado de encontrar soluciones al contratiempo que resulta de la dificultad de comercializar el producto, y aunque esperaban que el Gobierno de la República les diera una solución –tras una reunión de funcionarios con los industriales que se habría efectuado ayer, miércoles tres de febrero de 2016- no han tenido respuestas, ni positivas ni negativas.

Los presidentes de las seis asociaciones de productores hablaron sobre la posiblidad de tomar medidas de presión.

Los presidentes de las seis asociaciones de productores hablaron sobre la posiblidad de tomar medidas de presión.

En esta ocasión, se encuentran con 26 mil quintales de frijol empantanados en sus bodegas, ante la molestia de algunos industriales –no todos- por un decreto proteccionista del gobierno que los obligó a pagar un millón y medio de colones en impuestos por productos importados.

Los productores concedieron al Gobierno un término que habría de vencer mañana, viernes, para que les encuentre una solución y, si no la obtienen, decidirán si utilizan medidas de presión, como podría ser una manifestación en las calles.

Pero, en este caso, la manifestación de los agricultores se convertiría en un movimiento masivo, debido a la unión de fuerzas de las seis asociaciones de productores de Pérez Zeledón y Buenos Aires, a la cual se estaría sumando la Unión de Productores Independientes y Actividades Varias (Upiav).

Es una historia de nunca acabar. Los tratados de libre comercio tienen maniatado al Gobierno en sus intenciones por poner orden en lo relacionado con la importación y comercialización de los granos básicos. Los frijoles importados de Nicaragua y China ingresan al país con precios que están por debajo de los costos de producción.

Reuniones y más reuniones, pero las soluciones no llegan.

Reuniones y más reuniones, pero las soluciones no llegan.

Y es de entender. Fredy Morera, presidente de la Asociación de Productores de Veracruz, detalla las condiciones de producción en otros países, con una situación que se presenta en Costa Rica (y no en China o Nicaragua): hay nicaragüenses que se desplazan a Pérez Zeledón y Buenos Aires a producir frijoles.

“Se instalan en un corral de ganado; se alumbran con una candela y se abastecen con agua del río. Después venden los frijoles a bajo precio”, detalla Morera. Con tan bajos costos de producción, les alcanza para enviar dinero a sus familias o para invertirlo en Nicaragua; pero yo no quiero para nuestros agricultores esas condiciones de miseria, expresa el presidente de Asoproveracruz.

Aunque inhumanas, contrarias a la idiosincrasia costarricense, hay medidas  que puede tomar el Gobierno, en aras de la supervivencia, para evitar esa competencia desleal: los nicaragüenses que se desplazan a Costa Rica a producir frijoles llegan indocumentados y evaden toda carga social. Los puede poner a caminar.

Los productores de frijoles costarricenses trabajan en condiciones dignas.

Los productores de frijoles costarricenses trabajan en condiciones dignas.

También existe otra alternativa que el Gobierno no ha logrado implementar: la producción de frijoles (el 25 por ciento del consumo nacional) podría ser comprada por las instituciones públicas (por medio del Programa de Abastecimiento Institucional) pero sólo algunas de ellas lo hacen. La Caja Costarricense de Seguro Social, por ejemplo,  –que necesita enormes cantidades de alimentos para los pacientes de los hospitales- no lo está haciendo y, por tratarse de una institución autónoma, no se le puede obligar.

En el sentido inverso, las asociaciones de agricultores han acostumbrado a trabajar de manera independiente y hasta en competencia. Les queda integrarse en figuras jurídicas diferentes (como una cooperativa, que les permitiría conseguir grandes beneficios) y decidirse de una vez por todas por la integración de un consorcio  que les de fuerza, no sólo para comercializar, sino también para industrializar y entrar a la guerra por el mercado.

Mientras tanto, en este momento, los agricultores tienen las bodegas abarrotadas de frijoles, que se están endureciendo por causa del calor; a las puertas de entrada a clases, los frijoleros de la mayor parte de las asociaciones tienen más de un mes de no recibir ni un cinco; y ya viene la cosecha de maíz (60 mil quintales), que necesitarán embodegar mientras la colocan en el mercado.


4 Febrero, 2016

Anúnciate Gratis