Generaleños impasibles ante epidemia de dengue

Durante la semana de campaña contra el dengue fueron recolectadas 1179 llantas, en Pérez Zeledón, gracias a los centros llanteros y las gasolineras. Pero siguen habiendo llantas desechadas por todo lado.

Carlos Luis Monge Barrantes
prensa@perezzeledon.net

La enfermedad del dengue se inicia con una fiebre alta y repentina, a menudo de 40 C o más, de 4 a 7 días después de la infección; luego comienzan las erupciones, la fatiga, el dolor de cabeza, los dolores articulares y musculares, las náuseas, la inflamación de los ganglios y los vómitos.

Los síntomas del dengue son, para decirlo en términos literarios, el preludio de una muerte infernal. Y sin embargo, veinte años después de que brotó la epidemia en Costa Rica, los costarricenses siguen presentando una necia resistencia a acatar las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

El Ministerio de Salud invitó en el presente mes de octubre a la comunidad nacional a llevar las llantas de desecho a diversos puestos de recolección y, al menos en Pérez Zeledón, virtualmente nadie atendió al llamado. Fueron recolectadas 1179 llantas, pero se hizo a través de los centros llanteros y las gasolineras.

Las autoridades sanitarias se encuentran con el inconveniente de que no hay medidas represivas contra los que desacaten las recomendaciones contra el dengue. Por el contrario, cometieron un error, al creer que con su ejemplo podían motivar a los habitantes para que estuvieran listos a erradicar criaderos, afirma la licenciada Marcela Rodríguez Monge, funcionaria del Área Rectora de Salud de Pérez Zeledón.

Explica que entraron a los lotes baldíos y a los patios a recoger potenciales criaderos de mosquitos portadores del dengue y ahora la gente cree que es a los funcionarios a los que les corresponde andarles recogiendo la basura.

La lucha contra el dengue tiene que venir de los propios habitantes; y más del apostolado que puedan asumir los veinte generaleños del centro de San Isidro y Daniel Flores que han sufrido los espantosos síntomas de la enfermedad en lo que va del presente año.

“Seguimos creyendo que a mí no me va a pasar y cuando menos lo pensamos, me pasa. Por eso es importante instar a los vecinos a llevar a cabo la eliminación de criaderos en beneficio de la salud de los nuestros. No es posible que actuemos cuando ya es tarde.

Cada uno de nosotros deberá asumir la responsabilidad de generar salud y bienestar para todos”, clama la licenciada Rodríguez.

Más de once mil personas acudieron a demandar ayuda en la Caja Costarricense de Seguro Social durante el año pasado. En 2007, la suma de consultas fue de 110 mil y por ellas fueron concedidas más de 50 mil incapacidades. Y el mosquito reaparece cuando se cree que ha sido controlado.

El Ministerio de Salud ha fumigado al país entero una y otra vez. Diversas empresas se han mancomunado para desmantelar los criaderos; pero difícilmente alguien va a hacer algo, si el individuo, si la persona no elimina los recipientes –llámense tapitas, botellas, llantas o estañones- que empozan agua en el patio y si no mantiene enteramente limpia la cajita de atún en que bebe el perro.


18 Octubre, 2012

Anúnciate Gratis