Generaleño puro músculo

Pese a los múltiples sacrificios que conlleva practicar el fisicoculturismo, Eddy Villanueva no se amilana. Por el contrario, aspira a llegar muy lejos

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net


Eddy (centro) obtuvo el segundo lugar del torneo

Se encendieron las luces. Eddy estaba en tarima ante la mirada expectante de los jueces, quienes tajantes no perdían detalle de cada pose de músculo en escena.

Por momentos el desgaste intentó abatirlo. Fueron arduos minutos de esfuerzo al congestionar con firmeza sus tríceps, bíceps, deltoides y pectorales. Sin embargo, este generaleño, demostró valía –y se impuso ante todos– adjudicándose  el segundo lugar  en la categoría de 80 kilos en el Campeonato Intergimnasios de Fisicoculturismo que se realizó recientemente en Cartago. “Los jueces califican la simetría del cuerpo, que todos los músculos sean proporcionales. El certamen me permitió fijarme metas”, acotó el señor músculo.


Este generaleño lleva año y medio participando en certámenes de fisicoculturismo

Villanueva Morales practica el fisicoculturismo desde hace año y medio, tiempo que le ha permitido cultivar su cuerpo y fortalecerlo. No obstante, para ello se somete a diario a una rigurosa disciplina de entrenamiento, así como a una dieta estricta.

Agregó que el fisicoculturismo es un deporte caro, sacrificado y mal pagado, pero a pesar de eso, representa con orgullo a Pérez Zeledón en los torneos que ha participado.

Deportista. De niño practicó fútbol, pero a los 18 años empezó a colgarse de los marcos de las puertas de su casa, como presagio de que moldearía su lánguido cuerpo.

“Era de contextura delgada; por no decir que flaco. Algo dentro de mí me decía: póngase a levantar pesas. Yo fabricaba las pesas con cemento, hacía abdominales y lagartijas en mi casa. Después cuando tenía trabajo fui al gimnasio, pues quería lucir mejor y verme más grueso.”, explicó.

De acuerdo con Villanueva Morales, el fisicoculturismo aglutina un duro proceso, ya que para ganar un centímetro de masa muscular se debe trabajar muy fuerte en el gimnasio y llevar una sana alimentación, basada en proteínas y carbohidratos, alimentos que ayudan a adquirir volumen.

Con 36 años de edad y un peso de 78 kilos, este instructor de oficio se considera una persona con grandes ideales y buenos valores. Anhela triunfar en la vida, y uno de sus próximos retos es participar en certámenes profesionales a nivel internacional, para lo cual se está entrenando.


6 enero, 2009

Anúnciate Gratis