Generaleño en la conquista de los auditorios europeos

Rafael Monge Zúñiga.

Carlos Monge
[email protected]

H
oy, las posibilidades de viajar a Europa por estudios, negocios, deportes o placer son muchas, pero difícilmente alguien pueda conquistar el aplauso de los auditorios más cultos, de la manera en que lo ha hecho Rafael Monge Zúñiga, un generaleño formado en la Escuela de Música Sinfónica de Pérez Zeledón.

En un día de descanso, por Venecia. Al fondo, la catedral de San Marcos.

En un día de descanso, por Venecia. Al fondo, la catedral de San Marcos.

Oboe, en la prestigiosa Orquesta Filarmónica de la Universidad Nacional de México, “Rafita”, como se le conoce en San Isidro, participó en una gira que lo llevó a ser protagonista en diversos festivales celebrados durante el recién pasado mes de setiembre (de 2014) en el exigente país de Verdi, Puccini y Vivaldi.

Y regresó exitoso, tanto porque la “Ofunam enamoró en Italia”, como titula la revista especializada “Música en México”, como por el agradecimiento de Rafa Monge por el premio que Dios le viene dando, a cambio de sus cotidianos esfuerzos y su don de gentes.

Rafa Monge, hijo, sobrino, primo y nieto de músicos más que conocidos en San Isidro de El General, contribuyó con la Ofunam a cautivar los auditorios de la Sala Santa Cecilia, del Auditorio Parco della Musica de Roma; del Teatro dal Verme de Milán; en el Festival Emilia Romaña, en Imola; en el Teatro Kursaal, en el marco de las Semanas Musicales de Merano; y en el auditorio Óscar Niemeyer, durante el Festival de Ravello.

Festivales en que se presentó la Ofunam.

Festivales en que se presentó la Ofunam.

Y, como complemento de una aventura real que apenas cabe en los sueños que inspiran la producción cultural europea –ya por aprovechar que no con frecuencia se atraviesa “El Charco” o por acomodar la gira al itinerario del transporte aéreo- el generaleño también tuvo la oportunidad de visitar ciudades históricas como Amsterdam, París, Madrid, Roma, Venecia y Budapest.

“¡Ya de vuelta en el D.F.! Muy contento con la oportunidad que he tenido de viajar tanto. ¡Ha sido un mes maravilloso de experiencias, reencuentros y nuevas amistades en lugares increíbles!, dijo a sus amigos en Facebook, a su regreso a la ciudad de México.

Y así como lo hizo en los días previos a la gira y lo ha solido hacer durante sus temporadas de estudio en los Estados Unidos, de seguro aprovechará los días que tenga libres para viajar a su casa del barrio Divino Niño e impartir unas lecciones a los estudiantes que se inician en las artes musicales. Tal es el producto que está generando la Escuela de Música Sinfónica de Pérez Zeledón.

En la plaza de la Catedral de San Pedro.

En la plaza de la Catedral de San Pedro.

Ciertamente, los europeos sorprenden a los latinoamericanos por sus prolongados aplausos cuando les gusta una buena interpretación. Pero ¿Quince minutos? A propósito de su primera presentación, en el Auditorio Parco della Musica, de Roma, el director artístico de la Ofunam, Jan Latham-Koenig, dijo a la revista “Música en México”: “Han tocado como demonios, apasionados, desencadenados, exactamente como yo quería”.

El desbordante entusiasmo del público, expresado con quince minutos de aplausos, obligaron al director a agregar, al final del concierto, una pieza que no estaba incluida en el programa oficial: “Danzón número 2”, compuesta para la Ofunam por el maestro Arturo Márquez.

 

CRÉDITOS: El mapa fue tomado del sitio “Música en México”. Imágenes por cortesía de Rafa Monge, en su muro de Facebook.

 


10 Octubre, 2014

Anúnciate Gratis