Gasolinera Beto Solís: más segura y moderna, y también remozada

Gasolinera Beto Solís, San Isidro de El General.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Aunque es una empresa cuyos orígenes se remontan más allá siglo XX, la gasolinera de Beto Solís es, hoy por hoy, la más segura, moderna y remozada de Pérez Zeledón y probablemente de todo el territorio costarricense.

Tanques nuevos; tuberías nuevas; surtidores nuevos y casi la totalidad del edificio nuevo. Los nuevos tanques, por ejemplo, cuentan ahora con una doble pared –cada una de más de un cuarto de pulgada de espesor- para evitar fugas de combustible que puedan causar daños al subsuelo, explica Norberto Solís Fallas, propietario de la gasolinera.

Además del buen servicio, la empresa ofrece a sus clientes la oportunidad de ganar pantallas y electrodomésticos.

Además del buen servicio, la empresa ofrece a sus clientes la oportunidad de ganar pantallas y electrodomésticos.

Dadas las características de los materiales y la elaboración de los tanques –de conformidad con las recomendaciones de sus fabricantes- su vida útil fue elevada por el Ministerio de Ambiente y Energía de veinte a treinta años, amplió Solís.

Además de las tuberías que conectan los tanques con los surtidores, éstos –los surtidores- también son nuevos. Son cuatro, tres de seis mangueras cada uno (diésel y gasolinas súper y regular) y un más de alto volumen, con capacidad para cargar treinta y dos galones por minuto.

Además de que la empresa está cumpliendo y aun mejorando los requerimientos del Minae, pronto abrirá una nueva tienda de conveniencia, para atender las necesidades de las personas que necesitan comprar algunas cosas de última hora: alimentos para consumir durante un paseo, hielo, golosinas…, a cualquier hora del día o de la noche.

Y aunque no hay obligación para hacerlo, porque existe uno en la gasolinera (a menos de 40 metros de distancia) el empresario dispuso proveer a la tienda de un servicio sanitario para personas con discapacidad.

Norberto Solís Fallas, al frente de la gasolinera desde hace 33 años.

Norberto Solís Fallas, al frente de la gasolinera desde hace 33 años.

Todo, con el complemento de la buena atención que procura brindar a los clientes un personal experimentado y altamente calificado, de la manera que lo ha hecho a lo largo de las décadas.

Esta gasolinera, que también tiene licencia –única en Pérez Zeledón- para el abastecimiento de gas LPG, es una empresa emblemática, cuya historia se remonta a 1949, cuando la carretera interamericana San Isidro/San José todavía estaba en lastre y los derrumbes de los paredones eran cotidianos.

Funcionaba por medio de una franquicia otorgada por la transnacional Esso a un estadounidense. Traían el combustible en estañones, lo vaciaban en los tanques por medio de bombas manuales y era abastecido por medio de surtidores que funcionaban mediante un cigüeñal.

Todo nuevo, pero con un experimentado grupo de colaboradores.

Todo nuevo, pero con un experimentado grupo de colaboradores.

Antes, cita Solís, en un negocio ubicado en pleno centro de San Isidro, los vehículos eran abastecidos de combustible por medio de galones o directamente de los estañones, mediante bombas manuales.

La concesión pasó luego a la empresa Solís y Mata (dueña de los buses que hacían el recorrido entre San Isidro y Pejibaye y El Águila. Y, tras la desaparición de la empresa de buses, la gasolinera pasó a propiedad de una sociedad, en que los principales accionistas fueron Ricardo Mata Ureña y Norberto Solís Elizondo.

En 1987, Mata vendió su derecho sobre la gasolinera a Solís y desde entonces ha sido administrada por Norberto Solís Fallas. Se le llamó “Beto Solís”, y así se le sigue llamando, porque así se conocía a Norberto Solís Elizondo.

A lo largo de estos 35 años, en que Norberto Solís Fallas ha estado al frente de la empresa, la gasolinera ha sido remodelada dos veces. Y si bien los avances tecnológicos permiten hoy realizar diagnósticos a los tanques con la precisión de un “TAC”, y existen nuevos productos que ya permiten recubrirlos, para estirarles la vida útil, queda tiempo hasta el año 2045, para analizar esas posibilidades.


14 octubre, 2015

Anúnciate Gratis