Fundación defiende labor de 6 años

Imagen: Fundación defiende labor de 6 años

Juan Diego Jara A
prensa@perezzeledon.net


Fundación de Control del Dolor y Cuidados Paliativos de la Zona Sur

La Fundación de Control del Dolor y Cuidados Paliativos de la Zona Sur, adscrita al hospital Escalante Pradilla, la cual brinda soporte humano, insumos y divulgación a la Clínica del Dolor ha atendido a 6307 pacientes en fase terminal desde que abrió sus puertas en el 2001.

Con el propósito de dar a conocer a la comunidad generaleña las acciones emprendidas, convocaron a la prensa, para aclarar también que la Clínica de Cuidados Paliativos Gastón Acosta Rua que recientemente funciona en el barrio el INVU en San Isidro de El General, no tiene vinculo alguno con ellos, por lo que son dos fundaciones distintas. “Nosotros lejos de entrar en conflicto ya hemos estado en talleres con los miembros de la otra fundación. Sin embargo, las personas nos confunden. El servicio que brinda esa clínica es nuevo, nosotros llevamos 7 años con este proyecto, el cual se está dando con logros y satisfacción del usuario”, explicó Mirna Muñoz, presidenta de la Fundación de Control y Cuidado Paliativo de la Zona Sur.

Muñoz comentó que otro de los fines de divulgar el trabajo realizado, es que la población del cantón sepa que son personas residentes del Valle de El General y que en algún momento saldrán a solicitar ayuda para el sostenimiento de la clínica.

Según el doctor Eduardo Hernández, coordinador de la Clínica del Dolor, por acuerdo de la junta directiva de la Caja Costarricense Seguro Social C.C.S.S. se separó la atención en adultos y niños.

Los cuidados paliativos pediátricos competen al Hospital Nacional de Niños y abarca la población de 0 a 18 años. Los adultos se tratan a través de un sistema de redes de apoyo con capacitación y equipos interdisciplinarios, fiscalizados por el Hospital Calderón Guardia.

“No somos lo mismo, pero tampoco estamos peleados. Por el contrario, pretendemos establecer una alianza estratégica con la clínica recién abierta, principalmente para realizar los talleres de duelo de manera conjunta”, acotó el médico.

Aseveró que pese a que brindan la atención a la población adulta, cuando el Hospital Nacional de Niños les remite algún caso de un menor en fase terminal, lo han coordinado y visto.

Esta fundación procura mejorar el servicio que el seguro social da: han conseguido camas, sillas de ruedas, tanques de oxigeno, pañales, entre otros, para el paciente en fase terminal, y sin ningún costo.

El financiamiento para tales insumos proviene del comercio y de otras entidades. Este año están rediseñando la organización y el principal logro es que han propiciado que exista una clínica del dolor y una fundación adscritas a un sistema de salud sin elitismo y favoritismo.

En el 2006 la C.C.S.S invirtió 12 millones en medicamentos. “El confort del paciente busca la fundación en esos días difíciles”, añadió Manuel de Jesús Ureña, fiscal de la Fundación.

Actualmente la clínica funciona en el Hospital Escalante Pradilla. Uno de los proyectos es construir una planta fisica contigua al centro médico.

Podrían llegar recursos. La Fundación espera recibir fondos del Instituto Nacional Contra el Cáncer, pero para acceder a ellos han tenido que cumplir una serie de requisitos.

“El problema de orden legal fue que para el proceso de inscripción se debía contar con un representante del poder ejecutivo y para tal efecto debíamos contar con el visto bueno de la presidencia ejecutiva de la C.C.S.S. Por dicha logramos cumplir con las disposiciones emitidas”, dijo Ureña.

Ahora deberán demostrar al Instituto contra el Cáncer que ya cumplieron con todos los requisitos. Lograron acudir al registro y corregir el estatuto, lo cual atrasó el proceso, sin embargo, están a punto de recibir la aprobación.

Con ello estarían recibiendo anualmente entre ¢10 a ¢14 millones. Esperan este año obtener algunos recursos.

La Fundación ofrece al paciente y familiares ayuda espiritual, a través de la Pastoral de la Salud. A la fecha han realizado unas 2467 visitas domiciliarias.

El doctor Hernández indicó que manejan una consulta externa los lunes, miércoles y viernes en el hospital, los martes y jueves visitan al paciente y preparan emocionalmente a la familia.

La Clínica del Dolor cuenta con profesionales pagados por la C.C.S.S. La Fundación tiene entre sus proyectos la compra de un vehículo propio y mejorar el equipo médico.

Para efectos de colaborar con la Clínica del Dolor el número de cuenta es: BN 100 01186000032-9.


16 junio, 2007

Anúnciate Gratis