Funcionarios no permitirán que los sigan denigrando

Municipalidad de Pérez Zeledón.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

L
os técnicos y profesionales de la Municipalidad de Pérez Zeledón entienden la molestia que siente alguna gente por el ajuste salarial incluido en el presupuesto de 2015, pero lo defienden como legal, cristalino, oportuno y justo y advierten que no van a seguir aceptando que se les denigre.

Alcides Arias Zúñiga, en representación de un comité de funcionarios que defiende la validez de la tabla de cálculo y el derecho que les asiste a ella, advirtió que “están encaminados a las acciones judiciales”, contra quien les siga endilgando los términos de corruptos, ladrones o cualquier otro de carácter calumnioso o injurioso.

Un grupo de funcionarios defiende su derecho al ajuste salarial.

Un grupo de funcionarios defiende su derecho al ajuste salarial.

El grupo volvió a referirse a los antecedentes y el procedimiento que se siguió para proponer la aplicación de una nueva escala salarial para los trabajadores de la Municipalidad, durante una conferencia de prensa que se realizó ayer, 17 de febrero de 2015, en el Palacio Municipal. Ya lo había hecho mediante documentos y durante una sesión ordinaria del Concejo.

Arias recordó que la iniciativa de aplicar un ajuste salarial se origina en un viejo acuerdo de la Unión de Concejos Locales, que fue analizado en diversas ocasiones y cuya aplicación se mantuvo en espera, en consideración a las situaciones difíciles que pasó la municipalidad en años recientes.

Razonó que en 2011, la Municipalidad vivió una situación crítica, que limitó hasta niveles dramáticos su crecimiento, debido a dos fenómenos que se presentaron: el entrabamiento político que culminó con el plebiscito (en que se destituyó al alcalde Luis Mendieta) y una crisis global que afectó también a los contribuyentes generaleños.

Los profesionales reprochanque haya gente promoviendo rencor entre funcionarios.

Los profesionales reprochan que haya gente promoviendo rencor entre funcionarios.

Mencionó que los dos años siguientes también fueron críticos, el 2012 por las repercusiones del cierre del matadero municipal y el 2013 por las inconveniencias generadas por la Ley de Patentes Municipales, debido a lo cual los patentados se abstuvieron de pagar durante muchos meses.

Pero indicó que el 2014 fue favorable, al punto de que se dio un superávit de ingresos corrientes. Para el 2015 se incluyeron las partidas solicitadas por los regidores para los síndicos (cinco millones adicionales para cada distrito), para el Comité Cantonal de Deportes (diez millones de colones) y hasta mil millones de colones de reserva para la construcción de un palacio municipal.

En esas condiciones, y con perspectivas de un buen crecimiento para 2015, un equipo de funcionarios elaboró la propuesta de ajuste salarial que hace justicia a la labor y la responsabilidad de los funcionarios municipales que la alcaldesa Vera Corrales incluyó en el presupuesto, indicó Arias.

En respuesta a la pregunta sobre la razón por la que la tabla no fue analizada por una comisión en la que participaran representantes del Concejo, Arias dijo que esa fue una iniciativa de la Alcaldesa. Aclaró que en ocasiones anteriores ha funcionado de esa manera.

Hay regidores que reconocen que les faltó diligencia en la revisión del presupuesto.

Hay regidores que reconocen que les faltó diligencia en la revisión del presupuesto.

Arias negó que el ajuste salarial tenga una repercusión importante en el presupuesto de la Municipalidad. Afirma que el ajuste significa una erogación de 118 millones de colones y que no alcanza ni al dos por ciento del presupuesto total.

Negó, asimismo, que los operarios (recolectores de basura, inspectores, trabajadores del cementerio…) hayan tenido una reducción de su ingreso bruto y que, en el sentido inverso, se debe considerar que han recibido de la Administración todo el apoyo en las aspiraciones (que el Concejo les ha negado y que nadie más ha respaldado) para que tengan un reconocimiento por la peligrosidad del trabajo que desempeñan, por el peso que alzan, por el contacto con sustancias químicas o con los cadáveres, en el cementerio.

Los argumentos de los tecnócratas municipales aparecen expuesto en cuatro recursos de revisión con apelación subsidiaria que fueron enviados por el Concejo a conocimiento de los tribunales de lo contencioso administrativo.

En el Concejo, mientras tanto, dispuso crear una comisión que integre a regidores y funcionarios, en la búsqueda de una solución a la controversia.

Pero en el caso hay posiciones firmes en el sentido de que el ajuste salarial no se debe dar, porque la fórmula de cálculo llevaría a un abultamiento de egresos por concepto de salarios tan grande, que a mediano o largo plazo llevaría a la Municipalidad a una eventual quiebra y, consecuentemente, a una masiva eliminación de plazas.


18 febrero, 2015

Anúnciate Gratis