Fuerte seguridad en juicio por asalto

En medio de inusuales medidas de seguridad, el lunes 19 de abril se inició en los Tribunales de San Isidro de El General, Pérez Zeledón, el juicio contra cinco hombres por el asalto al Banco de Costa Rica (BCR) en Buenos Aires de Puntarenas.

Por este atraco, que ocurrió el 17 de mayo del 2002, se acusa a Luis Enrique Aguirre Jaime, conocido como El Indio, Rándall González Garita, Adrián Chaves Matarrita, Fránder Salas Siles y Jaime Barrios López.Un sexto implicado, César Dionisio Murillo Martínez, murió durante la persecución policial.

A todos se les atribuye el robo de ¢10 millones, así como las lesiones causadas a dos vigilantes y una cliente del banco.

Aguirre, González y Chaves además son investigados en relación con la muerte del periodista Parmenio Medina Pérez. El primero de ellos ha tenido incluso un papel protagónico en el caso.

Es precisamente este vínculo el que pareciera justificar la participación de unos 45 policías de la Fuerza Pública, Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y Polic´´ia Especial de Apoyo (PEA) en la custodia de los acusados y vigilancia del edificio.

El despliegue de seguridad incluyó también policías de tránsito, que se mantuvieron en las afueras de los tribunales, donde quedó prohibido estacionarse.

Asimismo, para llegar a la sala de debate hubo que pasar por dos detectores de metales e ingresar con una ficha, pues solo se permitió que entraran 20 personas.

El primer día de juicio tuvo un lento arranque pues, según fuentes judiciales, los imputados solicitaron tomar un baño antes de comenzar pues el traslado resultó agotador.

Alegatos

Más tarde, leída la acusación, algunos defensores plantearon su disgusto porque, según ellos, la fiscalía ha relacionado este proceso judicial con el polémico caso Parmenio Medina.

“Ha sido una reiteración. Tanto que a uno de los imputados (Barrios) se lo llevaron a Heredia para que sirviera de testigo en ese caso (por el crimen de Parmenio)”, reclamó el abogado Charles Widden Gamboa.

Tales afirmaciones fueron rechazadas por el fiscal Édgar Ramírez.

Los cinco imputados, por su parte, se abstuvieron de rendir declaraciones ante los jueces y someterse al interrogario.

De esta manera, en la audiencia de la tarde pasaron los primeros cuatro de los 17 testigos llamados en este debate.

Entre ellos el vigilante bancario Bertalí Quesada Mata, quien recibió herido de cinco impactos de bala durante el asalto.

“… En el codo y brazo, en la espalda, en la pelvis y en dos dedos del pie izquierdo (…) Sufrí un impedimento por la bala que me atravesó la pelvis, pues me dejó con incontinencia”, declaró.

A pesar de tales consecuencias, ni Quesada ni María Luisa Castro, quien también sufrió lesiones, presentaron algún reclamo económico en este proceso.

Al parecer, Quesada sostiene en este momento una lucha en la vía laboral pues tuvo problemas con el Instituto Nacional de Seguros, que trasladó su caso a la Caja Costarricense de Seguro Social.

Fuente: La Nación Digital
Click aquí para ver la noticia original


24 Abril, 2004

Anúnciate Gratis