Fray Gabriel ordena plan para recuperar a los “católicos de medio tiempo”

Fray Gabriel Enrique Montero.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

A
 partir del primero de enero de 2015 entrará en vigencia un plan de evangelización, en la Diócesis de San Isidro de El General, orientado a rescatar los valores de una gran mayoría de católicos que han abandonado o soslayado las prácticas religiosas.

“Estamos convencidos de que la evangelización es la gran necesidad que tiene la Iglesia, en todo el mundo, en la formación de la fe. Se necesita ahondar en el conocimiento de los católicos, en sus convicciones cristianas, en la necesidad de que se comprometan más como cristianos”, manifestó el obispo de la Diócesis de San Isidro de El General, al explicar el contenido y las razones del Plan Diocesano de Evangelización, que regirá durante cinco años.

Las avanzadas deberán ajustarse a lo establecido en el Plan de Evangelización.

Las avanzadas deberán ajustarse a lo establecido en el Plan de Evangelización.

Conforme lo expuso el obispo, fray Gabriel Enrique Montero, el mensaje del evangelio no puede quedarse en los poquitos que van a la Iglesia. Mencionó cifras, según las cuales, hay un veinte por ciento de católicos practicantes y un 80 por ciento que no cumplen con sus obligaciones que están dejando de lado sus deberes religiosos.

Más allá de las cifras locales, Iglesia Católica viene perdiendo fieles de una manera dramática, por diversas causas que, aunque conocidas, están siendo analizadas; aunque monseñor Gabriel Enrique se inclina por una Iglesia menos masiva y más comprometida con el Evangelio.

El “Plan Diocesano de Evangelización”, válido para el próximo quinquenio, fue presentado por el Obispo de San Isidro de El General durante una conferencia de prensa celebrada ayer, primero de diciembre de 2015, en la capilla de la catedral.

Es un folletito con estructura simple y lenguaje asequible para gente de todas las edades.

Es un folletito con estructura simple y lenguaje asequible para gente de todas las edades.

Está contenido en un folletito, con estructura simple y lenguaje sencillo, en que se contempla la puesta en ejecución por etapas: la acción misionera, la acción catequética y la acción pastoral. Es un plan de trabajo válido, y de aplicación obligatoria, que involucra tanto al clero como a laicos colaboradores de la Iglesia y a feligreses.

En él se trazan las líneas de acción sobre la base de una realidad histórica, social y religiosa de la Diócesis de San Isidro, inmersa en un mundo “pluricultural y secularizado”, en que predomina la búsqueda del placer, del tener, del hacer y del consumir, sin referencia a Dios. “Muchos viven, efectivamente, como si Dios no existiera”, se expresa en el documento.

En el Plan de Evangelización se hace referencia a los efectos negativos que está teniendo la Diócesis, por causa del fenómeno de la globalización de la economía, la política y las comunicaciones. “Los medios masivos de comunicación social, por lo general, promueven la cultura del consumismo, el lujo desenfrenado, las ganancias fáciles, el placer sin límites morales, los intereses del gran capital y el predominio de los poderosos sobre los más débiles”, dice, específicamente.

A partir de enero también rige el nombramiento de sacerdotes en las 26 parroquias de la Diócesis.

A partir de enero también rige el nombramiento de sacerdotes en las 26 parroquias de la Diócesis.

También hace referencia, entre otras realidades sociales, a la inestabilidad socioeconómica, una desconfianza generalizada en el Estado de Derecho, el surgimiento del descontento, la violencia, y el tráfico y el consumo de drogas.

Pero también se expresa satisfacción por el protagonismo de personas y grupos que quieren contribuir en la búsqueda de solución a los problemas que aquejan a la comunidad; por las iniciativas gubernamentales de apoyo a los proyectos locales…

“…y nuestra Diócesis –a través de este Plan de Evangelización- está en la mayor disposición de seguir apoyando todos los esfuerzos presentes y futuros en favor de la justicia y de la paz, para beneficio de nuestros pueblos”, determina el documento.

El propósito del Obispo, y también del Canciller de la Diócesis (el padre Fabián) es que el documento llegue a la mayor cantidad de personas (de todas las edades) posible para que sirva de guía hacia un amplio proceso de evangelización.


2 diciembre, 2014

Anúnciate Gratis