Fray Gabriel Enrique irá hoy a exámenes médicos

Fray Gabriel Enrique Montero.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Aunque, en principio, monseñor Gabriel Enrique Montero, obispo de la Diócesis de San Isidro de El General, no resultó con lesiones que ameritaran atención hospitalaria, en el accidente automovilístico que sufrió en la tarde de ayer, hoy será sometido a exámenes médicos.

Tras su regreso a Pérez Zeledón, el Obispo descansó en su (modestísima) habitación del barrio Corazón de Jesús, en la propiedad donde se encuentra ubicada la Radio Sinaí, en el entendido de que llamaría al padre Elí Quirós, en caso de que se sintiera mal. No lo hizo.

Monseñor Gabriel Enrique Montero sufrió un accidente de tránsito a las 5:50 de la tarde de ayer, jueves 16 de julio de 2015, en el sector de Dominicalito, cuando se dirigía hacia la comunidad de Bahía –parroquia de Puerto Cortés- a presidir una eucaristía.

La bolsa de aire defendió a monseñor Gabriel Enrique de lesiones más severas.

La bolsa de aire defendió a monseñor Gabriel Enrique de lesiones más severas.

Colisionaron dos vehículos, pero ninguno de los accidentados sufrió lesiones que ameritaran su traslado al hospital, detalló el Comité de la Cruz Roja de Pérez Zeledón. “… informamos que a pesar de lo fuerte del impacto y los considerables daños en el vehículo, por gracia de Dios, monseñor Montero se encuentra en buenas condiciones…”, dice un comunicado publicado anoche mismo a través de la página de Facebook de la Diócesis de San Isidro.

Ciertamente, fray Gabriel Enrique expresaba tener cierto malestar en su espalda, además de que recibió un golpe en la cara (la frente y la nariz), pero nada grave, en principio. Lo defendió la bolsa de aire.

Irónicamente, el día trasanterior, de previo a una conferencia de prensa, monseñor Montero Umaña había comentado a una periodista, con su característica jovialidad y carismático don de gentes: “Por dicha no me he muerto”, en alusión al intenso trabajo que le ha significado (además de su incansable actividad en el ejercicio del cargo que le fue encomendado) la responsabilidad final en la organización del Día Nacional de la Juventud, que se celebrará mañana, sábado 18 de julio.

El comunicado de la Diócesis acerca del contratiempo y la salud del Obispo, generó una cadena de oración entre los feligreses católicos de esta extensa diócesis, de 26 parroquias, e inclusive fuera de las fronteras nacionales. “Agradecemos a todos sus oraciones”, dice el comunicado de la Diócesis de San Isidro.

El presbítero Elí Quirós, vicario general para las comunicaciones sociales de San Isidro de El General, prometió enviar un nuevo comunicado en el transcurso de esta mañana, acerca de la salud del Obispo.


17 Julio, 2015

Anúnciate Gratis