Falleció el padre Virgilio Flores

Imagen: Falleció el padre Virgilio Flores

Ejerció el  sacerdocio en las décadas del 60 y 70 en San Isidro de El General

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net

Padre Virgilio Flores Mora, falleció a los 70 años de edad. Imagen cortesía de GxS

El padre Virgilio Flores Mora, quien en las décadas del 60 y 70 ejerció el sacerdocio en la Parroquia de San Isidro, murió el 05 de noviembre anterior en el University Medical Center en Tucson, Arizona, producto de las heridas sufridas en un accidente automovilístico en el sur de Nuevo México.

El presbítero nació en San Isidro de El General, el 04 de marzo 1939 y fue ordenado sacerdote el 17 de diciembre de 1966 en dicha comunidad, por monseñor Delfín Quesada, primer obispo de la Diócesis.
Las honras fúnebres del sacerdote se llevaron a cabo el 12 de noviembre en el St. Joseph’s Parish en Lordsburg, ya que el deseo de Flores siempre fue que si moría en Estados Unidos, lo enterraran en ese país.

El padre Flores llegó en 1977 a  la ciudad de El Paso, en el estado de Texas, donde por más de 27 años fue asignado a diferentes parroquias de la zona como Sunland Park, Jal, Antonio, Chaparral, Deming, Hobbs, Mesilla, Bayard, Santa Clara, Artesia, Dexter, Roswell, Lovington, Consequences, Silver City y, más recientemente, Lordsburg.

Para quienes lo conocieron, Flores fue un verdadero misionero, que llevó su vida pastoral basada en la sencillez.

Será recordado como un sacerdote devoto, con presencia amable, alegre y curativa, pues era buscado por la dirección espiritual y como confesor. Incluso en la muerte, continuó sirviendo a los demás por ser un donante de órganos.

En su tierra natal, San Isidro de El General, la muerte del padre Virgilio tomó por sorpresa a muchos generaleños, quienes se unieron al dolor de los familiares con mensajes de afecto y recuerdos hacia el sacerdote quien en vida fue todo un ejemplo.

Ned Gordon comentó:Qué de Dios goce, una lagrimona brota de mis ojos, tuve el gusto de estar en una de sus últimas misas en ocasión de una visita que realizó a finales de los 90, en la iglesia El Calvario por la mañana”.
 

“Me uno al dolor de todos ustedes al enterarme de la muerte del padre Virgilio. Lo recuerdo muy bien cuando era cura de la Parroquia de San Isidro.  Qué Dios lo tenga en su Gloria…”, Giselle Mesén.

Tanto Mary como yo tuvimos en el padre Virgilio a un guía espiritual de valor incalculable. Yo sé que miles de generaleños lo vieron siempre así, como un ser extraordinario que inclusive muchos jóvenes emularon”, Juan Carlos Muñoz Delgado.

“Qué Dios le tenga en un lugar privilegiado al padre Virgilio, tengo gratos recuerdos cuando él dirigía la Legión de María, un grupo de adolescentes que nos reuníamos en la Escuela La Asunción.  Paz y resignación a sus familiares”, Róger Leiva



27 noviembre, 2009

Anúnciate Gratis