Experiencias, homenajes y aventuras en el Día del Árbol

Fudebiol, Día del Árbol 2015.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Centenares de personas, de todas las edades, se sumaron a la jornada de celebraciones del Día del Árbol, que se vivió a lo largo del día de ayer -14 de junio de 2015- en el Centro Biológico Las Quebradas, en San Isidro de El General.

Una culebra protagonizó parte de las aventuras que tuvieron los visitantes, ayer, en Fudebiol.

Una culebra protagonizó parte de las aventuras que tuvieron los visitantes, ayer, en Fudebiol.

El evento se convirtió en un abanico de experiencias, homenajes y aventuras –desde el sentimental homenaje a los pioneros del proyecto Fudebiol ya desaparecidos y la oportunidad de recorrer por senderos y jardines, hasta sufrir el susto de encontrarse con un “culebrón” y tratar de dirigir un bote que “obstinadamente” se dirige hacia el chorro de agua, contra la voluntad del remero.

Una culebra con apariencia de terciopelo que, en efecto, tomaba el sol en un claro, cuando un grupo de senderistas caminaba hacia el proyecto “Mi árbol por la vida”, se tomó tiempo para retirarse a las profundidades del bosque, mientras gente se discutía sobre la conveniencia o inconveniencia de protegerla y se tomaba la decisión de quién iría a buscar un cuchillo para liquidarla.

En el laguito, bordeado por lirios de agua y los nenúfares que hizo tan famosos el pintor Monet, algunos de los improvisados navegantes fueron a dar derecho al centro del chorro de agua, porque el botecito, que pueden usar libremente los visitantes, parece desobedecer las maniobras del remero. Nadie nace aprendido.

No hubo forma de evadir el chorro. Nadie nace aprendido.

No hubo forma de evadir el chorro. Nadie nace aprendido.

Y en el jardín botánico, dos desconocidos –que se encuentran por primera vez y quizá nunca vuelvan a verse- desarrollan sus propias teorías de diferenciación entre la ruda, la menta y la juanilama, tan parecidas a la vista, pero tan diferentes por sus características y hasta por los propios rotulitos que las identifican.

Toda una experiencia, para muchos de los visitantes, que pudieron asistir a visitas guiadas a las plantaciones, los bosques naturales y el sendero Los Pioneros (dedicado a personajes ya desaparecidos que formaron parte del equipo de visionarios que dio origen al proyecto Fudebiol) a un recital musical y a pasar al almuerzo elaborado por manos verdaderamente privilegiadas.

Con el evento de ayer, en Quebradas, Pérez Zeledón alcanzó el punto de las celebraciones de junio, el Mes del Medio Ambiente. Fudebiol (Fundación para el Desarrollo del Centro Biológico Las Quebradas) fue creada para proteger la cuenca de la quebrada La Pizota, de donde se abastecen de agua potable los sectores urbanos de los distritos San Isidro y Daniel Flores.

Las visitas a Fudebiol se dieron a lo largo de todo el día.

Las visitas a Fudebiol se dieron a lo largo de todo el día.

Ayer, Fudebiol y la comunidad generaleña sumada a la celebración, rindieron homenaje a quince personalidades generaleñas (todas ya fallecidas) estrechamente relacionadas con Fudebiol y la conservación del medio ambiente.

Están, en la lista de fundadores: Olman Mena Ureña, Omar Romero Vargas, Hernán Barrantes Elizondo, Jesús Mora Ramírez, Álvaro Coto Orozco,  Juan Céspedes Méndez y Humberto Gamboa Alvarado.

El homenaje también fue para los asociados Hernán Mora Fonseca, Juan Jiménez Díaz y Disney Gamboa Cantillo; y para los pioneros –gente de mucha relevancia en la historia del Valle de El General- Isaías Retana Arias, Dorotea Mora Quirós, Hilda Cruz Barrientos, Alfonso Quesada Hidalgo y Claudio Gamboa Calderón.


15 junio, 2015

Anúnciate Gratis