Evocan en Pérez Zeledón Día contra la no violencia

Niños de la Escuela San Andrés participan en las actividades de conmemoración del Día de la no violencia.

Carlos Monge B.
prensa@perezzeledon.net

Si a la alcaldesa de Pérez Zeledón, con todo el poder de que está revestida, se le desprecian sus opiniones cuando interviene para resolver en “cosas de hombre” ¿qué puede ocurrir con las mujeres que no tienen posibilidades de subsistir por sus propios medios, las que dependen de individuos desconsiderados, las que no tienen estudios, las que no tienen a dónde ir?

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) revelan que el número de casos que ingresaron a los juzgados de violencia doméstica pasó de 1,9  en 1997 a 3,7 en 2007, por cada 100 hogares.

Pero esas cifras son apenas la parte visible de un problema de grandes dimensiones y graves consecuencias para toda la sociedad, porque la inmensa mayoría de los atropellos nunca llega a los tribunales de justicia y una parte de los que sí llegan nunca conduce a una sanción para el culpable y una reivindicación para la víctima.

Estos temas fueron tratados ayer viernes (24 de noviembre de 2012) durante un protocolario realizado en el parque de San Isidro de El General, por estarse celebrando el Día Mundial de la No Violencia.

La alcaldesa Vera Corrales habló del menosprecio con que hay hombres tratan a las mujeres, “por experiencia propia”. Yaline Galera, de la Red contra la Violencia de Género que existe en Pérez Zeledón, de las cifras asombrosas sobre la brutalidad de que son víctimas las mujeres. Y Ruth Rodríguez, pionera generaleña en la lucha contra la violencia de género, repasó la historia de la Red, que comenzó a formarse con trabajadoras del hospital Dr. Fernando Escalante Pradilla y del Ministerio de Salud, en el año 2000, cuando el tema de la violencia contra las mujeres todo el mundo prefería callarlo.

Ahora no están solas; la Red Interinstitucional y Comunal contra la Violencia de Género, cuenta con el respaldo de la Asociación de Mujeres Generaleñas, y organizaciones religiosas y educativas, como la Universidad Nacional y la Universidad Internacional San Isidro Labrador.

En el Día Mundial de la No Violencia, definido así por la Organización de las Naciones Unidas en 1999, se conmemora la muerte de tres heroínas de República Dominicana que se involucraron en la lucha contra el régimen criminal de Leonidas Trujillo, cuyas huestes las asesinaron y con cuyo asesinato, a la postre, se inició el derrumbe del dictador.

María Teresa (Mari-posa), Minerva y Patria Mirabal (luego conocidas como “Las Mariposas”, con su lucha por los derechos humanos y con su muerte, consagraron sus vidas a la reivindicación de las mujeres.

La violencia doméstica se manifiesta de diferentes formas y por diferentes medios y, en Costa Rica, la más generalizada es la de género. Diversos estudios demuestran que el impacto de la violencia sobre la calidad de vida de las personas es profundo y comprende no solamente el daño físico, sino también el emocional y el psicológico. En el caso de las mujeres se hace evidente por medio de las adicciones, los suicidios, los frecuentes internamientos en las unidades psiquiátricas, las enfermedades recurrentes, las dificultades en el desempeño académico y laboral y la falta de satisfacción personal.

Dice el Instituto Nacional sobre la Mujer que la violencia en contra de las mujeres es un problema de grandes dimensiones y graves consecuencias para toda la sociedad, pero prioritariamente, para las mismas mujeres que la sufren.

El INAMU cita un estudio del Banco Mundial, según el cual, en promedio, las mujeres pierden nueve años y medio de vida saludable por causa de una violación y por violencia doméstica. “Esto significa que mundialmente, estas formas de violencia (que no son las únicas) tienen efectos más negativos sobre la salud de las mujeres que todas las formas de cáncer (9 años), los accidentes de tránsito (4,2 años), las guerras (2,7 años) y la malaria (2,3 años), dice el informe.

Con el apoyo de las diversas organizaciones que van surgiendo, son cada vez más las mujeres que salen a defenderse de la agresión y a reclamar por sus derechos. En Costa Rica existe la Ley contra la Violencia Doméstica, que contempla sanciones por los delitos de violencia doméstica, violencia psicológica, violencia física, violencia sexual y violencia patrimonial.
 


24 noviembre, 2012

Anúnciate Gratis