Terminó “la fiesta”; a trabajar por Pérez Zeledón