Época lluviosa: cuidado con los ríos

Hay quienes irresponsablemente tiran basura a los ríos o quebradas
y luego ocurren los desastres

Xinia Zúñiga Jiménez
[email protected]

La época lluviosa es motivo de alegría para los agricultores
que necesitan regar sus cultivos, por ejemplo; pero no para muchas familias
que viven cerca de ríos o quebradas, los cuales se convierten en una
terrible amenaza durante el invierno.

Según funcionarios de la Comisión Local de Emergencias, todos
los años tienen que evacuar familias que viven cerca de quebradas o
ríos que aumentan considerablemente sus caudales es ésta época. Sin embargo, no todo es culpa de las lluvias, sino aparentemente en algunos
casos también de la irresponsabilidad de muchos ciudadanos, quienes
tiran basura a los ríos sin hacer conciencia del daño que éstos
podrían ocasionar en un momento dado.

Pérez Zeledón posee una red fluvial bien definida, la misma
cuenta con un grupo de ríos y quebradas que se pueden considerar el
punto focal de las amenazas hidrometeoro lógicas del cantón;
dicha red está compuesta principalmente por los ríos General,
Pacuare, Peñas Blancas y Quebradas, según los expertos.

De acuerdo a conocedores en la materia, los más importantes ríos
y quebradas han disminuido el período de recurrencia de inundaciones
a un año, y algunos a períodos menores; lo anterior por causa
de la ocupación de las planicies de inundación, y el desarrollo
urbano en forma desordenada y sin ninguna planificación.

Asimismo el lanzado de desechos sólidos a los cauces de los mismos,
redundando lo anterior en la reducción de la capacidad de la sección
hidráulica, lo que provoca el desbordamiento de ríos y quebradas.
Situación que se ha generado por los serios problemas de viviendas
cercanas a los ríos en el cantón.

Las zonas o barrios más afectados y el alto riesgo por las inundaciones
de los ríos y quebradas antes mencionadas son:
Río General: Rivas, Palmares, Peñas Blancas,
La Bonita, General Viejo, La Hermosa y Repunta
Río Pacuare: Los Reyes, Las Juntas y La Palma
Río Quebradas: Quebradas, Morazán Hospital
Viejo y Santa Cecilia
Río Peñas Blancas: Quizarrá

En cuanto a deslizamientos, las regiones más vulnerables son hacia
el norte, oeste y noroeste del cantón. En estos sectores la topografía
se caracteriza por presentar pendientes muy abruptas. En esta región
los deslizamientos pueden ser acelerados por:
Sismos
Fuertes lluvias
Cortes de carretera mal diseñados y tajos
Deforestación

LOS EFECTOS MÁS PROBABLES SERÍAN

Destrucción de carreteras, caminos y puentes
Generación de avalanchas
Destrucción de terrenos cultivables
Personas y viviendas sepultadas
Daños a líneas vitales (avalanchas, tendido eléctrico)

LAS CARRETERAS MÁS VULNERABLES A SUFRIR DAÑOS SON

Interamericana Sur a partir del kilómetro 110
Carreteras y caminos que comunican a las poblaciones de Rivas-Piedra-Herradura-La
Palma-Barú.
En caso de que se generen deslizamientos en las partes altas de algunos ríos,
es posible que se generen avalanchas que afecten las poblaciones localizadas
en las partes bajas.

Los ríos más vulnerables son: Herradura y
afluentes, Río Chirripó-Pacífico y afluentes, Río
Peñas Blancas, Río Barú y afluentes.
Las poblaciones más vulnerables son: Barú,
Pueblo Nuevo, Rivas, Chimirol, General Viejo, Quebradas y Morazán.

RÍO GENERAL

En una reciente visita a Rivas, pudimos observar la limpieza del Río
General, en donde muchas personas recurren a darse un “chapuzón”.
Agua cristalina y cero basura fue la panorámica del día que
estuvimos en ese lugar.

“Si en todas las comunidades la gente colabora con la limpieza y cuidado
de los ríos, seguro no habría tantos desbordamientos y más
gente estaría tranquila en la época lluviosa.

En una ocasión ayudé a una familia que se le inundó
su casa por una simple quebrada, la cual estaba llena de basura y por tanta
lluvia su caudal creció increíblemente…”, expresó
Luis Acuña, uno de los visitantes, quien suele ir a Rivas a disfrutar
del Río General.

Crean manual del manejo de aguas en las empresas

Por otro lado, tal es la preocupación que se genera por la basura
que corre por nuestros ríos, que se creó un manual de buenas
prácticas del manejo del agua en las empresas y el temor podría
desaparecer si éstas toman cartas en el asunto.

“Más de la mitad de los desechos que caen en los ríos
del área metropolitana son de industrias de todo tipo. Sólo
100 empresas de las 3500 que hay en el país tienen prácticas
totalmente seguras con el ambiente, según se informó”.

Por ese motivo es que con el proyecto de Gestión Ambiental de América
Central, junto a Cegesti y la Cooperación Alemana se creó el
manual de buenas prácticas del manejo del agua en las
empresas.

El propósito del manual es demostrar que las pequeñas empresas
pueden dejar de contaminar con poca inversión.

Si desea conocerlo, el manual está actualmente en Internet y se puede
descargar de manera gratuita en la dirección www.cegesti.org/agace.
La idea es que cualquiera de las empresas que hay en el país pueda
aplicarlo.


18 Julio, 2005

Anúnciate Gratis