Entre un 2012 deficitario y un 2013 de propósitos

Para la comunidad de Pérez Zeledón, el año 2012 fue deficitario, aunque la Municipalidad retomó el ritmo lento de reparación y construcción de caminos y puentes.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

Sin llegar a situaciones críticas como las que se presentaron en los dos períodos anteriores, el 2012 fue para el cantón de Pérez Zeledón un año deficitario. Pero cada inicio de año presupone la llegada de bríos renovados para emprender acciones, planes e ideas que fueron quedando rezagadas.

UN AÑO DEFICITARIO

Como no sea porque la construcción de obra pública municipal retomó, al menos en parte, el ritmo que había perdido, y por la intervención del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG)  y el Concejo Nacional de Producción (CNP) para ayudar a los productores de frijoles, el apoyo institucional a los esfuerzos de los generaleños fue invisible.

El tenso forcejeo político que se inició en 2011, cuando Luis Mendieta asumió el cargo de alcalde de Pérez Zeledón se extendió a los primeros meses del 2012 cuando, habiendo asumido el cargo Vera Violeta Corrales, aquél insistía en quedarse en el poder, tratando de demostrar que el plebiscito mediante el cual fue destituido en diciembre del 2011 fue ilegal.

El ascenso de Corrales, respaldado por una mayoría en el Concejo, desatascó obras que estuvieron estancadas, básicamente por razones políticas: en el año 2011 por la renuencia  de Mendieta a tratar con los regidores de partidos políticos diferentes al suyo (PLN) y en el año 2010 para obstaculizar las aspiraciones de Rosibel Ramos de elegirse por tercera vez consecutiva como alcaldesa.

ALGUNAS SOLUCIONES

Con la llegada de Corrales se solucionaron dos de los tres problemas más controversiales que existían. Uno fue la autorización para desarrollar un proyecto de mejoramiento de la infraestructura de Lomas de Cocorí, un populoso barrio situado al sureste de San Isidro de El General y el otro fue el asfaltado de los cuadrantes de El Carmen, poblado principal de Cajón, uno de los distritos que perdió Mendieta durante las elecciones de alcalde en 2010.

El otro gran problema cuya solución sigue pendiente es el de tratamiento de la basura de las comunidades más pobladas de Pérez Zeledón. A lo largo de casi un año, la basura ha sido llevada hasta Miramar de Montes de Oro, a 200 kilómetros de distancia.

Por lo demás, el año no alcanzó para terminar la ampliación del puente del río Jilguero ni para definir indicaciones de tránsito en el puente del San Isidro, ni para instalar semáforos en cruces de carretera peligrosos y la Caja Costarricense de Seguro Social desechó el proyecto de construcción de una sección de emergencias para el congestionado hospital Doctor Fernando Escalante Pradilla. La Municipalidad ni siquiera se adhirió al “gobierno digital” que la integraría a los demás organismos gubernamentales del país.

ENCRUCIJADA

De los ministerios y las instituciones públicas descentralizadas que tienen representación en Pérez Zeledón, la única dependencia que rinde cuentas ante la comunidad de Pérez Zeledón es la Fuerza Pública. De los once consejos de distrito que hay en Pérez Zeledón, el único que rinde cuentas es el de Cajón.

La falta una comunicación formal acerca de lo que están haciendo y de lo que no están haciendo los asalariados de la función pública impide valorar su obra.

Pérez Zeledón viene sufriendo una sistemática decadencia, debido a diversos factores. Dos de ellos corresponden a la disminución de dos de los principales rubros de la economía: las divisas, por la difícil situación económica que están atravesando los Estados Unidos; y el turismo, que fue absorbido por la Costanera.

Pero, además, Pérez Zeledón está cediendo el poder administrativo a los cantones de la zona sur, por el Proyecto Hidroeléctrico de El Diquís y por un esfuerzo institucional por mejorar la socio economía regional, que se está centralizando en los cantones sureños.

LAS ENMIENDAS

Se habla, sin que se haya llegado a proyectos concretos, sobre la necesidad de reactivar a la comunidad generaleña de una manera integral. Tiene que ver con la creación de oficinas y comités que involucren a todos los actores de la sociedad civil, por sectores específicos.

El desarrollo de proyectos agrícolas, agroindustriales y turísticos en todas sus variables, asociados a las múltiples herramientas tecnológicas de hoy, vendría a mejorar las condiciones de Pérez Zeledón, por la creación de nuevas fuentes de ingresos de los habitantes, de manera directa, y de recursos para que la Municipalidad también se fortalezca,  genere riqueza y haga obra.

El 2013 será un año de expectativas; de preparación para las elecciones presidenciales y legislativas del 2014. Los políticos volverán a las casas de los generaleños, con lluvias de ofertas.

Pero dependerá de cada uno de los habitantes de Pérez Zeledón que sobre la marcha emprendan cambios serios y significativos, de mejoría y reconquista del lugar privilegiado de otros tiempos. De asumir cada uno la responsabilidad que le corresponde, entonces el 2013 será próspero y feliz.
 


1 enero, 2013

Anúnciate Gratis