Entre sentimientos de tristeza se traslada la Escuela de Música

Escuela de Müsica se traslada.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

C
on el traslado instrumentos, muebles, partituras y documentos –un tesoro acumulado a lo largo de veinte años- la Escuela de Música Sinfónica de Pérez Zeledón se estableció hoy, lunes 14 de julio de 2014, en su nueva casa.

Trasladando los instrumentos de la Escuela de Música.

Trasladando los instrumentos de la Escuela de Música.

Se trasladan, estos artífices y protagonistas de la cultura musical generaleña, al moderno y refinado edificio del Centro de Arte y Cultura de la Región Brunca, ubicado en una finca de la Universidad Nacional, en el distrito Daniel Flores. El edificio fue construido en un adecuado espacio, entre arboledas y zonas verdes.

Confiesan, administrativos, profesores y estudiantes, que los invade una profunda tristeza porque, a pesar de que dejan un viejo edificio inadecuado por los daños que le ha causado el tiempo y por el ruido característico del centro de la ciudad de San Isidro, es el que les ha brindado abrigo y privacidad en los momentos de angustias y limitaciones y el que ha celebrado, con ellos, los momentos gloriosos… que ya son incontables.

Durante la inauguración de su nuevo edificio, en junio de 2014.

Durante la inauguración de su nuevo edificio, en junio de 2014.

La Escuela de Música Sinfónica es un proyecto de Wilberth Vargas Guerrero, acuerpado por entusiastas padres de familia que siempre lo han acompañado, la Municipalidad de Pérez Zeledón y la Universidad Nacional de Costa Rica. Es el proyecto cantonal, en el campo de la cultura, más sólido y exitoso de las últimas décadas.

Hoy, en un edificio que costó 680 millones de colones, tienen espacio y condiciones para seguir subiendo por la escala musical del infinito; razón de más si lo hicieron, en conjunto o individualmente, los músicos formados en la Escuela de Música Sinfónica, por su inmenso amor a la música, en las limitadas condiciones en que aprendían y ensayaban en el viejo edificio.

La Escuela de Música comenzó a funcionar en la Escuela Pedro Pérez Zeledón y luego se trasladó al viejo y ruinoso edificio esquinero del Palacio Municipal, donde las prácticas no interrumpieran el descanso nocturno de los vecinos.

Un trabajo lento y laborioso, para proteger los instrumentos.

Un trabajo lento y laborioso, para proteger los instrumentos.

Hubo que repararlo; con una ayuda del Instituto Mixto de Asistencia Social (IMAS) consiguieron hacerle algunas mejoras, como adquirir y poner tablilla para tapar las hendijas, poliestireno para mejorar la acústica y un soporte para que el cielo raso no se hundiera.

El nuevo edificio, que luego servirá para el aprendizaje y el desarrollo de otras artes, a estudiantes de toda la Región Brunca, es un local de tres módulos: uno administrativo y de estudio individual, otro con cuatro aulas para doce personas cada una y el otro acondicionado con una sala multiusos. Fue inaugurado el seis de junio recién pasado.

Hoy, la Escuela de Música cuenta con todo un equipo de profesores de su propio cuño y algunos de los músicos se desempeñan en prestigiosas orquestas dentro y fuera del país.


14 julio, 2014

Anúnciate Gratis