En los barrios bajos la pesadilla no cesa

Da la sensación de que el río San Isidro es cada vez menos caudaloso. Ese es todo su caudal, en el verano.

Carlos Monge B.
prensa@perezzeledon.net

El anunciado adelanto de la estación seca en Costa Rica, tras la pérdida de influencia de las corrientes cálidas del Perú, no ha favorecido en mucho a Pérez Zeledón, que hoy miércoles (21 de noviembre de 2012) vivió una madrugada de torrencial aguacero.

Gilberth Navarrete, coordinador general del Comité Local de Emergencia, no había recibido informes sobre daños, a primeras horas de la mañana; pero la pesadilla no cesa para los habitantes de los sectores bajos de San Isidro de El General y, en específico, de los barrios San Rafael y El Hoyón.

Los residentes de San Rafael son víctimas de las inundaciones desde hace ya varios años, debido a que las alcantarillas se volvieron insuficientes para las aguas que bajan de un sector del casco central y la ladera oeste de San Isidro.

En el Hoyón, propenso a las inundaciones por encontrarse en uno de los sectores más bajos de San Isidro, el problema se agrava por la confluencia de los ríos Pedregoso, Jilguero y San Isidro.

Llovió durante toda la noche, pero los aguaceros torrenciales se dieron durante la madrugada. El Instituto Meteorológico Nacional explica el fenómeno en la influencia de una corriente fría que procede del Golfo de México y que, a la postre, es la que causa que en la zona atlántica llueva cuando el resto del país está en verano. En el hemisferio norte, la estación está cambiando de otoño a invierno.

En Pérez Zeledón, el río San Isidro, el dique que le construyeron para evitar un desastre y un puentecillo de un carril conocido como “el Puente de la Guardia Rural”, siguen siendo causa de debates.

El San Isidro es un río de montaña que, cuando llueve fuerte, se vuelve turbulento. La situación se agrava cada vez más, por la pérdida de los naturales colchones de amortiguamiento de los bosques, que ceden espacio al desarrollo habitacional y comercial.

Para evitar que tome nuevos causes naturales, el Gobierno de la República mandó construir un muro de gaviones en sus dos márgenes, pero hay pequeños sectores que quedaron inconclusos. De todas maneras, el agua ha ido minando por debajo del muro y, siempre dentro del cause obligado, el río ha ido formando playones con el depósito de grandes volúmenes de arena y piedra.

El puentecillo es el sustituto del histórico “Puente de la Guardia Rural”, destruido y arrastrado por el río años atrás. Construido con todo un historial de ineficiencia administrativa, el puente tiene la particularidad de que está sustentado en el centro por puntales metálicos que pueden retener –hasta alcanzar niveles peligrosos- la vegetación arrastrada por el agua.

Anoche, en sesión de la Municipalidad, la alcaldesa Vera Corrales volvió a salir en defensa de la Comisión Nacional de Emergencia. Ya lo había hecho, años antes y por causas idénticas, su antecesora Rosibel Ramos.

Se pretendía “exigir” que la Comisión de Emergencia rindiera un informe en tiempo relámpago, de la situación que se está dando con el dique y se le acusó de negligencia por mostrarse impasible ante la situación que se está dando con el dique y con el río.

Corrales –igual que lo hizo Ramos- aclaró que la Comisión de Emergencia está trabajando permanentemente, en la medida en que la ley la autoriza, en la canalización del río. Los materiales que arrastra son voluminosos.

Las pretensiones de emitir un ultimátum para que el Comité Local rindiera un informe en el término de tres días, fue considerada como irrespetuosa y desatinada, si se toma en cuenta en cuenta que ya se está entrando en la temporada de verano, con lo cual la Comisión de Emergencia tiene tiempo para enmendar y reparar la obra de contención del río San Isidro.
 


21 noviembre, 2012

Anúnciate Gratis