En la terminal de buses

Imagen: En la terminal de buses

Juan Diego Jara A.
djara@perezzeledon.net

La parada de buses de San Isidro de El General.

El señor de bigote pasa ofreciendo pejibayes a buen precio, en ese punto de la ciudad donde todos se aglomeran para ir de aquí para allá y viceversa.

Los buses llegan y se van, todos vienen de algún recóndito lugar. Pero no hay prisa; parece que nadie tiene prisa, ya hicieron los mandados y fueron a la cita del hospital, ya pasearon. Ahora vuelven al campo.
nnUna mujer da de mamar a su bebé sentada en uno de los asientos de concreto, mientras un ágil vendedor vocifera en el recinto –hay papas, chile, cebolla, culantro.

Unos saborean un cono de 500 colones que compraron en la soda contigua; otros llevan el pan de Tío Marcos.

El calor de la avanzada mañana se torna sofocante, hay diversidad de olores, y las palomas negras carcomen con sus cuitas la estructura de perlin, ¡cuidado! que alguien puede salir cuiteado. Al frente se ve el moderno edificio de agricultores.

Acaba de pasar el loquillo del pueblo –que anda a pata pelada–  recogiendo la basura; pero no está tan loco,  tantos cuerdos y ni se percatan que también es educación hacerlo.

Una pareja de novios se encuentran entre el tumulto, el muchacho espera a que se baje del bus; ella llega, ambos se dan un fuerte abrazo y se besan con frenesí de pasión.

El murmullo no cesa; el contraluz oscurece la terminal y no deja ver con claridad.

Dos tipos conversan, uno dice –Qué Gobierno más malo tenemos, –Estamos Unidos si quiere se apodera de nosotros pero no le da la gana. Otra voz contesta –Viste las pensiones hasta los 65, a rato ni llegamos a esa edad,  estamos mal.

Otra voz exclama: – ¿Qué se hizo Rosa? seguro la tiene clavada el hijueputa negro.

Son las 12 del mediodía… una nica pasa vendiendo el filme del momento La era del hielo 4.

La algarabía no cesa en la terminal.


2 julio, 2012

Anúnciate Gratis