En junio inician aplicaciones para combatir roya del cafeto

Cafeto con roya.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

C
onforme lo tiene previsto el Instituto Costarricense del Café de Costa Rica (Icafé), las aplicaciones de agroquímicos a los cafetales costarricenses afectados por la roya del cafeto no comenzarán antes de junio del presente año.

La batalla institucional se viene dando, sin embargo, desde mediados del presente mes de febrero de 2013, en que se inició un ciclo de charlas para informar a los productores sobre las características y las condiciones en que se desarrolla  la enfermedad y el manejo general del cultivo del café, en Pérez Zeledón y Coto Brus.

En lo que se refiere a Pérez Zeledón, las reuniones comenzaron el trece de febrero en Miravalles, un sector del distrito San Isidro y culminarán el 22 de marzo en el salón comunal de Los Ángeles, en el distrito Páramo. El calendario de las charlas, para cada comunidad del país, está en la página oficial del Icafé.

El Icafé tiene técnicos destacados en sus oficinas regionales de todo el país. Para atender consultas en Coto Brus se puede llamar por el teléfono 2773-3644 y en Pérez Zeledón por el 2771-7155.


Aunque es de entender que ya los caficultores saben que los meses de febrero y marzo son ideales para la poda, porque pronto llegarán las lluvias que vigorizarán la planta, esta vez deben entender que hay que hacerlo para debilitar el avance de la enfermedad.

Luego, en la última semana de mayo y la primera de junio se deberá fertilizar y limpiar los cafetales de maleza. Esta es una labor rutinaria que se debe complementar con la deshija en julio y nuevos combates contra la maleza en agosto y octubre.

No será hasta las dos primeras semanas de junio, cuando se apliquen los fungicidas protectores (preventivos) y hasta la última semana de setiembre o la primera de octubre, cuando se aplique el fungicida sistémico, que servirá para exterminar las bacterias que eventualmente hayan sobrevivido en algunos sectores de los cafetales.

El plan funciona así porque se sabe que durante los tres primeros meses del año el avance de la roya es muy lento, si lo hay. Luego viene un proceso lento de desarrollo hasta que se intensifica durante los últimos tres meses del año. Su evolución en mucho tiene que ver con las variaciones repentinas del clima lluvia/verano y frío/calor.

El Icafé suministrará a los productores los fungicidas que necesitan para combatir la roya, en coordinación con “las instituciones públicas o privadas, entidades autónomas o semiautónomas, empresas del Estado, municipalidades, cualquier ente u órgano público a donar, transferir y aportar recursos económicos dentro de su marco lega”, dice el decreto de emergencia fitosanitaria adoptado por el Gobierno a finales de enero del presente año.

El combate contra la roya no parece difícil, si se toma en cuenta que el Gobierno también dispuso destinar una partida de 2 mil millones de colones para los fungicidas y probablemente también para respaldar a los caficultores más pequeños con equipos aspersión. Lo verdaderamente difícil lo van a sufrir los cafetaleros que, por causa de la roya, por un lado no van a ver sus ingresos mermados y, por otro, van a tener que replantar parte de los cafetales.

La roya, una enfermedad que ataca al café por las hojas e impide el buen desarrollo de la cosecha. En 2012 afectó a los cafetales, no sólo de Pérez Zeledón y Coto Brus, sino de todo Costa Rica.

También está causando graves daños a las economías de Guatemala y Honduras, donde sus gobiernos decretaron que sus estados quedaban bajo emergencia fitosanitaria.

 


25 febrero, 2013

Anúnciate Gratis