Elkie Espinoza: “El éxito del proceso se resume en constancia”

Imagen: Elkie Espinoza: “El éxito del proceso se resume en constancia”

Entrenadora fue medalla de plata en Juegos Nacionales Heredia 1988 y declarada la mejor atleta de esas justas

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net


Elkie Espinoza, junto a su esposo Roberto Monterrey

El voleibol se cimentó en Pérez Zeledón cuando en el año 2000 Elkie Espinoza retornó al cantón. Ella comenzó a entrenar niños de quinto y sexto grado de la Escuela 12 de Marzo y abrió otro proceso en el Hospital Escalante Pradilla, junto con un grupo de padres de familia, quienes querían que sus hijos practicaran ese deporte.

“Después de haberme ido a estudiar Educación Física a la Universidad de Costa Rica  me encontré con unos amigos míos que participaron conmigo en Juegos Nacionales años atrás. Entonces nos íbamos a ‘mejenguear’ y llevábamos a los chiquillos. De ahí  que nació la idea de crear un equipo de niños”, explicó Espinoza.
De acuerdo con la entrenadora, como el voleibol le dio muchos éxitos: becas, viajes y un sinnúmero de oportunidades, quiso seguir incentivando el deporte en las nuevas generaciones.

Recuerda que al principio tenían que  costearse todos los gastos del equipo, pero que con el tiempo, fueron obteniendo apoyo del Comité de Deportes, lo cual los benefició mucho, ya que la gente comenzó a creer en la iniciativa y a brindarles patrocinio.

Luego se dieron cuenta que dos grupos separados no funcionaban y, si querían tener logros a largo plazo, tenían que establecer una unión.  De tal manera, se conformó una directiva de padres de familia, entrenadores y jugadoras en un solo cuerpo.


El equipo femenino de voleibol

Las niñas fueron las que se involucraron desde el inicio con el deporte,  y ha sido con ellas de donde se desprende el proceso de éxito.

En relación con los varones, la preparación se ha venido fortaleciendo más lentamente, pero actualmente ya están recogiendo los resultados: recientemente obtuvieron un segundo lugar en categoría A y un en segundo lugar en categoría B; en infantil lograron el subcampeonato nacional estudiantil.

“Eran niñas que competían entre ellas y se empezaba a dar un grado de rivalidad que no era sano, tarde o temprano se iban a fusionar en Juegos Nacionales, todas con edades entre los 10 y 11 años. Lo bueno de esto es que no se ha dejado de trabajar. Nuestra labor es de enero a diciembre”, acotó.

Con categorías desde iniciación, minivoleibol y juvenil existe un entrenamiento constante, lo cual  permite que las niñas suban de nivel en un deporte que necesita mucha mano, coordinación y destreza.

El Liceo Unesco se convirtió en la casa del desarrollo de este deporte, incluso, muchos atletas se vienen de otros colegios porque ahí encuentran competencia.

La base con la que arrancaron se ha mantenido, aunque ellas pasaron de niñas a mujeres. Otras ya están en la universidad.

“En este momento estamos entre los tres mejores equipos de Costa Rica y este 2009 hay un montón de chicos de escuela que llenan ese faltante que tenemos en categoría B”.

Ahora la delegación de voleibol generaleña va por el título de Juegos Nacionales, previstos en Limón a mediados del presente año. “Queremos ser campeones en tales justas”, concluyó.

La voz de las campeonas. La jugadora Olga Mariela Solano, señaló que pese al sacrificio que representa equilibrar la parte deportiva con el estudio, los títulos que ha logrado de la mano con sus compañeras es gratificante.

“Estoy muy feliz, es algo que siempre había buscado en toda mi carrera deportiva. Le doy gracias a Dios por haberme permitido vivir esta linda experiencia”, expresó.

Por su parte Cristina Monterrey, capitana del equipo, atribuyó el éxito al trabajo tesonero de muchos años –prácticamente desde que eran niñas– y a la mentalidad ganadora que siempre las ha caracterizado.


25 Febrero, 2009

Anúnciate Gratis