El Saavegre cambia la forma de ver el mundo

Río Saavegre, el más limpio del país.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Un decreto ejecutivo que prohíbe la utilización de las aguas del Saavegre, en la generación de energía eléctrica, viene a respaldar los esfuerzos de los habitantes de las comunidades establecidas en su cuenca, por conservarlo como el río más limpio de Costa Rica.

La cuenca del Savegre es el último corredor biológico entre las cordilleras costarricenses y el litoral pacífico, y los habitantes han procurado protegerlo –entre otras razones- porque en su estado natural es un atractivo para los eco turistas de todo el mundo.

Arriba, en el hábitat de los quetzales, bosques salpicados por cafetales y sembradíos de manzana, mora, ciruela y melocotón, abundantes en truchas; en el intermedio, rápidos explotados por las practicas del rafting, abajo, las planicies cultivadas con arroz y palma aceitera o dedicadas a la ganadería; y junto a la desembocadura, proyectos de protección a las tortugas.

El decreto que prohíbe la instalación de plantas hidroeléctricas en las aguas del Saavegre fue firmado el sábado -29 de agosto de 2015- por el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, y el ministro de Ambiente y Energía, Edgar Gutiérrez, durante el Festival y Encuentro de Comunidades de la cuenca del río Pacuare, tributario de la vertiente atlántica.

El Pacuare, muy conocido en Costa Rica por su aprovechamiento en actividades turísticas, también quedó protegido por el decreto, válido para los próximos 16 años, con posibilidades de que el período se amplíe en otros diez años.

Conforme lo expuso el ministro Gutiérrez, también se está valorando la posibilidad de prohibir la instalación de plantas hidroeléctricas en el río Parismina, como compensación gestionada por el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), por los proyectos que se han realizado en el Reventazón.

Este es un pequeño –acaso pequeñísimo- respiro para las comunidades y organizaciones ecologistas que luchan contra el asedio de los empresarios privados sobre decenas de ríos en los que pretenden instalar plantas hidroeléctricas.

Las iniciativas de los habitantes de las 35 comunidades ubicadas en la cuenca del río Savegre (que abarca territorios de los cantones de Dota, Pérez Zeledón, Tarrazú y Quepos) transforman la tradicional visión cultural de destrucción de los bosques para dedicarlos a la agricultura y la ganadería. A ellos se suman las disposiciones para proteger las áreas silvestres, que en el caso particular abarcan los parques nacionales Los Quetzales y Manuel Antonio.

El desarrollo de proyectos ecoturísticos, en entornos paradisíacos, llevan a personalidades como el  exdiputado Gustavo Arias Navarro, a promover un proyecto de construcción de una carretera que facilite la vida a los habitantes de la cuenca y abra oportunidades para el disfrute del enorme potencial turístico del Saavegre.

Esta sería una ruta –para que se tenga una idea gráfica- que vendría a conectar a la comunidad de El Brujo de Saavegre con la carretera costanera. De llegarse a construir, algún día, se estaría abriendo la oportunidad a una explosión de desarrollo, en armonía con la naturaleza.

El día que firmó el decreto, el presidente Solís dijo que el desarrollo de Costa Rica debe combinar los aspectos energéticos, ambientales, económicos y sociales, de manera que se aprovechen –pero también se protejan- los recursos naturales.

Pero esta iniciativa gubernamental difícilmente se hubiera materializado mediante un decreto, si no hubiera tenido como fuente de inspiración las iniciativas de los habitantes de la cuenca del Saavegre.

 

Créditos: Imágenes por cortesía de cambronerotours.com, Saavegre River Costa Rica y wegortw.com


1 Septiembre, 2015

Anúnciate Gratis