El paraninfo del CTP: una joyita arquitectónica

CTP San Isidro, auditorio

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

Diseñado con el gusto más delicado y los más detallados criterios de calidad, el auditorio del Colegio Técnico Profesional San Isidro emerge como una joyita arquitectónica por la que Pérez Zeledón no tiene nada que envidiarle a las salas más distinguidas del Valle Central.

Es para que los jóvenes puedan expresarse por medio de las artes.

Es para que los jóvenes puedan expresarse por medio de las artes.

Una innegable belleza, los colores de tonos tranquilizantes y una acústica que deja que deja con la boca abierta al espectador acucioso, reconfirman el valor cultural de un auditorio creado para dar oportunidad para que los jóvenes se expresen, en las mejores condiciones.

Rubricaron su valor cultural la presencia de la ministra de Educación Pública, Sonia Marta Mora, los miembros del Consejo de Educación Superior y las altas autoridades educativas y administrativas de Pérez Zeledón, durante la inauguración del auditorio, el viernes de la semana pasada (30 de octubre de 2015).

Es pequeñito, pero confortable. Con 175 butacas, tiene espacio reservado para agregarle otras 50 sillas; cuenta con rampas y espacios y una batería sanitaria que cumplen con las disposiciones de la Ley 7600; y no solo es para los estudiantes: es abierto a toda la comunidad, según detalló Danilo Morales Rivera, director del CTP.

La sensación que se percibe al entrar al paraninfo es exquisita.

La sensación que se percibe al entrar al paraninfo es exquisita.

Y es un sueño cumplido; la ilusión de contar con un auditorio que permita a los jóvenes cultivarse y prepararse en las artes, de manera que cuando vayan a una sala del Valle Central, lleven un concepto familiar de lo que es un auditorio de primer orden.

Hubo que esperar, para verlo en funcionamiento. Se vino trabajando en la construcción del auditorio durante tres año, pero valió la pena, expresan los estudiantes que han observado el proceso, desde que se puso la primera piedra.

Ya pueden subir al escenario y cantar; a expresarse mediante el teatro o la oratoria; a cultivarse con proyecciones cinematográficas; a recibir títulos y reconocimientos en las condiciones más dignas y agradables.

Reúne todos los requisitos de un auditorio y cumple con las disposiciones de la Ley 7600.

Reúne todos los requisitos de un auditorio y cumple con las disposiciones de la Ley 7600.

El costo, de acuerdo con informes del Director del CTP, alcanzó los 152 millones de colones: ciento dos aportados por el Ministerio de Educación Pública y los otros cincuenta por la Junta de Educación del Colegio.

El Auditorio es una particularidad adicional de un CTP que se distingue de otros centros educativos, por diversas razones: 90% de rendimiento en el área técnica; arriba del 80% en el área académica; la deserción no ha llegado al 3%, durante los últimos diez años.

El CTP San Isidro, ubicado al frente de la Escuela de Música Sinfónica de Pérez Zeledón, también abre espacio a los estudiantes graduados, con una sección nocturna, para que continúen los estudios técnicos; y reserva un pabellón y un gimnasio, exclusivamente, para 120 alumnos del área de educación especial.


3 noviembre, 2015

Anúnciate Gratis