El padre Coto ahora es “hijo predilecto” de Pérez Zeledón

Álvaro Coto Orozco

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

El Concejo acordó rendir homenaje al extinto sacerdote Álvaro Coto Orozco, a quien distinguió con la declaratoria de “hijo predilecto de Pérez Zeledón” y la incorporación de una fotografía suya, en la galería municipal de personas distinguidas del cantón.

El reconocimiento fue otorgado por decisión unánime del Concejo, durante una sesión municipal solemne realizada ayer, viernes nueve de octubre de 2015, en el Auditorio Alfonso Quesada Hidalgo, del Complejo Municipal, a propósito de la celebración del octogésimo cuarto aniversario del cantón de Pérez Zeledón.

El regidor Manuel Alfaro devela la placa del benemérito Juanito Mora, que permanecerá en la sala de sesiones.

El regidor Manuel Alfaro devela la placa del benemérito Juanito Mora, que permanecerá en la sala de sesiones.

El reconocimiento y agradecimiento al padre Coto, como uno de los ciudadanos que más ha contribuido en la formación espiritual y cultural de lo que hoy es la comunidad de Pérez Zeledón se realizó, sin embargo, durante una rara sesión municipal, virtualmente carente de invitados.

Las graderías del amplio salón en que se reúne el Ayuntamiento, con capacidad para 300 personas, no estuvo ocupado más que por algunos síndicos y concejales, algunos periodistas y comunicadores y, si hubo invitados especiales, éstos se podían contar con los dedos de una mano.

Por añadidura, a la develación del retrato sólo asistieron el presbítero Ricardo Segura Godoy, en representación de la Iglesia Católica, y Bernardita Marín Castro, la hija adoptiva desde que era una niña y lazarillo del sacerdote durante sus años de decadencia, previos a su fallecimiento.

Una sesión solemne, sin invitados especiales, para celebrar el aniversario del cantón de Pérez Zeledón.

Una sesión solemne, sin invitados especiales, para celebrar el aniversario del cantón de Pérez Zeledón.

Coto llegó a tierras generaleñas a mediados del siglo pasado y desarrolló una extensa labor de catequización por todos los rincones de Pérez Zeledón y desempeñó diversos cargos de relevancia, a la par de los primeros tres obispos (de los cuatro que ha tenido) la diócesis de San Isidro de El General. Falleció el cinco de junio de 2014.

La sesión solemne también fue propicia para develar una imagen del benemérito expresidente Juan Rafael Mora Porras –don Juanito- el líder de un movimiento cívico armado que expulsó de Centroamérica  a una columna de bucaneros con propósitos expansionistas estadounidenses, en 1858.

0 DSCN0389Además, sirvió para entregar a un representante del Ministerio de Educación Pública los discos que contienen el Himno de Pérez Zeledón –letra, música e interpretación de ilustres generaleños- con el fin de que se le siga cantando en los centros educativos generaleños. Se cumple así una iniciativa del regidor Wilberth Ureña Bonilla, que permaneció archivada en el Concejo desde 2011.

Pérez Zeledón cumplió ayer 84 años, es decir, el cantón de los generaleños está a sólo una generación de cumplir un siglo. Fue creado el 31 de octubre de 1931, por iniciativa de los habitantes de El General, como se le llamaba a este territorio del sureste de Costa Rica a inicios del siglo pasado, para no tener que depender de las decisiones que se tomaban en el paternal Concejo de Dota, a 100 kilómetros por trillos escarchados y raigambres.

Con anterioridad –durante los años posteriores a 1925, en que fue creado el cantón de Dota, en territorio segregado del cantón de Tarrazú- a la comunidad del extenso Valle de El  General se le tuvo como distrito de Dota.

La ceremonia de develación de la fotografía del padre Coto. Sin invitados especiales.

La ceremonia de develación de la fotografía del padre Coto. Sin invitados especiales.

El cantón de Pérez Zeledón tiene particularidades por las que sus habitantes sienten un enorme orgullo y una particular identidad. En los años de colonización, se le tuvo como una tierra de promisión; y durante las décadas intermedias del siglo XX, se le consideró como “el granero de Costa Rica”. Inclusive, llegó a ser reconocido como el cantón de mayor desarrollo de toda Latinoamérica.

Es el cantón donde los habitantes se levantaron en armas en 1948, en defensa de los pilares y la transparencia de la democracia costarricense; el incendió al país cuando se intentó autorizar el establecimiento de una empresa transnacional (Alcoa) dedicada a la explotación de la bauxita; y el que estremeció a la montaña frente a los intentos de privatización de ciertos servicios del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), una institución emblemática de Costa Rica.

Pero hoy, el LXXXIV Aniversario lo encuentra en el alarmante renglón número 52 del Índice de Desarrollo Social Cantonal, en un país que cuenta con 81 municipios; con una dirigencia política confusa y polarizada; y con el proceso electoral de alcaldes, regidores y concejales, que habrá de cumplirse el próximo siete de febrero de 2016.


10 octubre, 2015

Anúnciate Gratis