El fantasma del escepticismo en proyecto de siembra bambú

Productores de bambú.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

L
a añeja y sistemática queja acerca de las estrecheces que viven los agricultores no explica la causa de su resistencia a involucrarse en un proyecto para la siembra de bambú, como producto alternativo y complementario para sus fincas.

Un grupo de productores de bambú se reunió ayer –sábado 15 de febrero de 2014- en Pedregosito, un barrio de San Isidro de El General, para escuchar una charla acerca de los diversos modelos de organización en que se podrían integrar para sumarse a un proyecto de cultivo, industrialización y comercialización de bambú.

Existe un amplio conocimiento sobre la industrialización de bambú.

Existe un amplio conocimiento sobre la industrialización de bambú.

Pero a la reunión –liderada por funcionarios del Instituto de Fomento Cooperativo (Infocoop) – asistieron menos de treinta interesados, la mitad de los que llegaron a una reunión anterior realizada con propósitos similares. ¿Por qué, si se quejan de estarla pasando mal, no intentan considerar alternativas?

La explicación podría estar en que no tengan recursos siquiera para movilizarse desde sus comunidades hasta el punto de reunión; en que –a pesar de los esfuerzos del Ministerio de Agricultura y Ganadería- todavía falta mejorar los canales de comunicación; o en la tradicional resistencia de los hijos de los campos a involucrarse en proyectos desconocidos.

Aunque no siempre (proyectos de producción piñera y de caña indicia recuerdan estrepitosos fracasos) la experiencia con productos alternativos a veces ha resultado exitosa, como ocurrió de forma contundente e inapelable, con la sustitución de granos básicos con palma aceitera en las tierras que otrora fueron dedicadas por una poderosa empresa a la producción bananera.

Hay espacio para centenares de productores de bambú.

Hay espacio para centenares de productores de bambú.

Pero la introducción de la palma aceitera fue un proceso de años de especialización de funcionarios y de insistencia, que no fue emprendido sino por tres valerosos campesinos que demostraron la alta rentabilidad de la palma. Su éxito transformó la cultura de Coto Sur.

Otra experiencia que demostró la efectividad de las insistentes iniciativas gubernamentales fue la plantación de árboles de especies maderables en sustitución del guabo y el poró, tradicionalmente utilizados para dar sombra a los cafetales. Durante una de las sistemáticas crisis cafetaleras, algunos productores de Coto Brus comercializaron la madera, con lo cual mitigaron los daños causados por una baja de precios.

La propuesta, ahora, para los finqueros de toda la Región Brunca, es que siembren bambú para el aprovechamiento industrial. Es una iniciativa que combina los esfuerzos institucionales y privados: Institucionales como el MAG y privados como el grupo filantrópico Sembrando Agua y el empresario –pionero en la producción de bambú- Manuel Retana.

Se aproxima una escasez mundial de madera.

Se aproxima una escasez mundial de madera.

De acuerdo con el empresario, el bambú se perfila como una solución al inminente y próximo agotamiento de la madera que hay en el mundo. China, con cinco millones de hectáreas dedicadas a la producción de bambú, apenas estaría en capacidad de abastecer el dos por ciento de las necesidades mundiales, según comentó Retana.

Y Costa Rica, con diez mil hectáreas, no daría abasto para las necesidades de madera, sin tomar en cuenta que el mercado de muebles en los Estados Unidos –en la perspectiva de Costa Rica- es ilimitado.

El bambú es inmune a las enfermedades y combate las plagas; sirve para acolchonar las aguas de la lluvia y para dar sombra a los manantiales; es versátil y noble para trabajarlo y más resistente, en ciertas condiciones de uso, que el acero y el hierro; se le puede sembrar en las laderas improductivas…

Acaso el inconveniente más temible de su cultivo es el alto costo de la inversión inicial, si bien es cierto que el propio Infocoop ofrece a los campesinos créditos con los necesarios períodos de gracia y bajas tasas de interés.

 


16 febrero, 2014

Anúnciate Gratis