Ecotambores y ecomascaradas en aniversario del arboreto de Osa

Día Nacional del Árbol.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

A
os estudiantes de las lejanas comunidades de Bahía Chal y San Juan de Chocuaco, en Sierpe de Osa, apostaron por la creatividad, durante la celebración del primer aniversario del arboreto de la Reserva Forestal Golfo Dulce.

Poveda, cuando sembraba el primer árbol del arboreto, el año pasado.

Poveda, cuando sembraba el primer árbol del arboreto, el año pasado.

Hace un año que los niños acudieron acompañados por sus profesores y funcionarios del Sistema Nacional de Áreas de Conservación a sembrar los primeros arbolitos y el domingo quince de junio regresaron a participar en una celebración que cautivó al botánico Luis Jorge Poveda Álvarez, según se desprende de un comunicado de la Oficina de Prensa y Relaciones Públicas del SINAC.

Poveda, a quien se le dedicó la celebración de aniversario, se mostró gratamente sorprendido por la calidad de las máscaras elaboradas para el evento y por el empeño de los niños en la decoración de sus tambores. Máscaras de animalitos propios de la zona y cubetas plásticas de pintura cuidadosamente decorados.

Niños y adultos de diferentes comunidades de la Península de Osa participaron en la siembra de árboles. (Foto de Juan José Jiménez).

Niños y adultos de diferentes comunidades de la Península de Osa participaron en la siembra de árboles. (Foto de Juan José Jiménez).

“Este desfile es algo nunca visto; me impactó ver la pasión y la creatividad de los niños de las escuelas de San Juan y Bahía Chal a la hora de decorar sus tambores. También me parece muy innovador y original usar máscaras de animales representativos de la zona, para alegrar el desfile y transmitir mensajes de conservación”.

San Juan y Bahía Chal se encuentran a la mitad del camino entre Chacarita y Puerto Jiménez, en la paradisíaca Península de Osa. Las escuelas son unidocentes, pero no por pequeñitas han pasado inadvertidas desde que, hace un año, participaron en siembra de los primeros treinta arbolitos del jardín botánico.

En las actividades, coincidentes con el Día Nacional del Árbol, también participaron el personal de la Reserva Forestal Golfo Dulce, del Área de Conservación de Osa, la Organización OsArte y la Estación Biológica Los Charcos.

Tomando acciones en favor de una convivencia con respeto y en equilibrio con los ecosistemas de la península de Osa. (Foto de Puerto Jiménez Net).

Tomando acciones en favor de una convivencia con respeto y en equilibrio con los ecosistemas de la península de Osa. (Foto de Puerto Jiménez Net).

Un pasacalle, con mascaradas y tambores, a lo largo del kilómetro que separa a Bahía Chal del arboreto, desembocó en la siembra de otros veinticinco arbolitos. Ya suman 55 los árboles sembrados, y los líderes del proyecto esperan tener sembrados 100 más, durante el presente año 2014.

No parece que sean muchos; pero es que no son “árboles cualquiera”; son de especies consideradas como verdaderas joyas naturales, como el borojó, el repollito, el manglillo y otras especies nuevas para la Ciencias, de las cuales todavía no se conoce su nombre común.

Pero, además, esos cien arbolitos “de las especies más emblemáticas de la Península de Osa” serán dedicados a cada una de las 100 personas y organizaciones más influyentes en materia de conservación en Costa Rica”, según expuso Juan José Jiménez, administrador de la Reserva Forestal Golfo Dulce, durante las celebraciones del domingo.

NOTA: Fotografías aportadas por la Oficina de Prensa y Relaciones Públicas del SINAC.

17 junio, 2014

Anúnciate Gratis