Doña Carmen apagó cien velitas

Doña Carmen no se imaginó que  iban a homenajearla de manera tan especial

Doña Carmen Hernández celebró sus 100 años de vida con una misa y serenata en el Hogar de Ancianos Monseñor Delfín Quesada de Pérez Zeledón.

La lucidez y vitalidad de esta respetable señora asombra a todo aquel que conversa con ella pues doña Carmen es todo un ejemplo, ya que aparte de poseer una gran sabiduría y fe en Dios, irradia mucha alegría.

Esta coqueta señora comentó que le encanta la música ranchera y el baile, pero que ahora –aunque le pican los pies por hacerlo– no se anima porque siente que su cuerpo no da para tanto.

“Estoy muy feliz de que celebren mi cumpleaños, tratándose de que estoy tan vieja. Pero viera que lo que más me tranquiliza es que aún puedo atender a cualquier persona y conversar. Gracias a Dios la mente me ayuda mucho”, aseveró doña Carmen.

Ella es oriunda de San Ramón de Alajuela y tiene 10 años de residir en el Hogar de Ancianos de Pérez Zeledón. Reveló que solamente tiene un hijo que se llama Ricardo y que su esposo Ezequiel González murió hace ya muchos años.

Doña Carmen manifestó que es muy ‘comelona’ y que su platillo favorito es el guineo sancochado.

“Yo tengo que darle muchas gracias a mi Dios porque Él es el que me ayuda a que yo esté bien. También estoy muy agradecida con los que me cuidan aquí porque siempre son muy atentos conmigo, y en vez de extirparlo a uno, más bien lo levantan”, narró esta gran longeva.

Por su parte Hazel Monge, administradora del Hogar de Ancianos Monseñor Delfín Quesada, indicó que muy pocas personas tienen ese honor y dicha de llegar a esa edad, sobre todo, de la manera consciente y orientada como doña Carmen.


12 Junio, 2009

Anúnciate Gratis