Don Leandro: El gran captor de imágenes de Pérez Zeledón

Imagen: Don Leandro: El gran captor de imágenes de Pérez Zeledón

Junto con su cámara fotográfica ha eternizado momentos cruciales para muchos generaleños

Juan Diego Jara A.
prensa@perezzeledon.net


Don Leandro sabe cuando enfocar su objetivo

Sólo don José Rafael Leandro es capaz de eternizar el momento con el tacto tenue de sus dedos al hacer clic a su cámara fotográfica. Por eso, pero sobre todo, por su tenacidad en el oficio podemos catalogarlo cómo el mejor fotógrafo de Pérez Zeledón.

Cuántos de nosotros lo hemos visto desde pequeños, disparando instantes relevantes: desfiles del 15 de setiembre, bautizos, primeras comuniones, confirmas, fiestas de 15 años, en fin, en todo evento Leandro y su fiel amiga “su cámara” han estado allí. Aunque es oriundo del Valle Central, este respetable señor se siente un hijo más del Valle de El General, pues bebió agua del río homónimo y decidió quedarse, tanto que, tras haber sido maestro gran parte de su vida, al tiempo de su jubilación no lo pensó dos veces y se convirtió en un captor de imágenes y, por qué no decirlo, en el mejor.

No obstante, desde joven se familiarizó con las cámaras. Alternó su labor docente con su “hobby” como lo llama él, actividad que fortaleció cuando se radicó en suelo generaleño y su hija montó un negocio que muchos conocemos: Revelado Hidalgo.

Don Leandro es importante no sólo por su vocación, también por la humildad que lo caracteriza, ya que incontables han sido los kilómetros que ha recorrido a pie con su cámara al hombro.

“Una de las razones por las cuales me vine a Pérez Zeledón a finales de los 70s fue por la salud de mi esposa, debido a que ella ocupaba un clima caliente y nos pareció excelente el lugar”, manifestó Leandro.

A unísono con la realidad, este fotógrafo no se amilana ante las nuevas tecnologías, es más, su equipo ahora es digital; sin embargo, prefiere su vieja cámara electrónica.

También tras la noticia. Los roles del oficio le permitieron a Leandro ser correponsal de medios escritos nacionales y atrapar con su lente hechos nefastos acaecidos en nuestro cantón. Por ejemplo: el terremoto en 1983, los estragos del huracán “Cesar” en 1996 y la caída de una avioneta en las montañas de San Antonio, ese mismo año.

Este generaleño con 68 años a cuestas, piensa seguir en el oficio si Dios se lo permite unos 10 años más, pues considera que este trabajo más que un “hobby”, y una forma de ganarse la vida, es su pasión.

Si alguien le pregunta a don Leandro cuál es la mejor foto que ha tomado, él fechacientemente dice que es la que aún no toma. Aunque la verdad, tiene toda una compilación a su haber.


12 Julio, 2007

Anúnciate Gratis