“A Dios rogando y con el mazo dando”

Municipalidad de Pérez Zeledón, Huracán Otto.

Carlos L Monge B
prensa@perezzeledon.net

La ruidosa ciudad de San Isidro de El General se muestra hoy inusualmente silenciosa, opaca y poco transitada, dando muestra de que los generaleños están siendo obedientes a las instrucciones de la Comisión Nacional de Emergencia.

Las instituciones públicas están trabajando en una intensa labor preventiva (Inder).

Las instituciones públicas están trabajando en una intensa labor preventiva (Inder).

Las recomendaciones para mitigar los efectos del huracán Otto, que hoy -24 de noviembre de 2016- está ingresando al territorio nacional, son para que las personas que viven en terrenos propensos a deslizamientos y en las vecindades de los causes de agua, evacuen sus casas y busquen protección en los refugios dispuestos a lo ancho y largo del municipio.

Las recomendaciones –además de las usuales para casos de emergencia en que se puede bloquear los servicios de alimentos, agua y fluido eléctrico- también son para que, quienes viven en los sectores más seguros, se mantengan dentro de sus viviendas.

“A Dios rogando y con el mazo dando. Ánimo, a orar mucho, pero a poner mucho de nuestra parte”, dice un comunicado del apreciado sacerdote William Rodríguez, en su perfil de Facebook.

Imagen de la principal entrada a la ciudad de San Isidro de El General, en la mañana de hoy.

Imagen de la principal entrada a la ciudad de San Isidro de El General, en la mañana de hoy.

El presidente Luis Guillermo Solís –quien se ha mantenido al frente de la Comisión Nacional de Emergencias, durante los últimos días- así como lo hacen los altos funcionarios de los cuerpos de seguridad y socorro, son para que los habitantes acaten las instrucciones y mantengan la calma.

La calma se logra con el acatamiento de las recomendaciones de las autoridades; de estar atentos a las instrucciones que las entidades oficiales (y solo ellas) vayan dando por medio de  boletines y conferencias de prensa, y de no obsesionarse especulando pronósticos y leyendo informaciones periodísticas que pueden ser repetitivas e imprecisas.

Todo el territorio costarricense se encuentra bajo estado de emergencia, desde ayer, y Pérez Zeledón es uno de los diecinueve cantones que se encuentran en alerta máxima. El Comité Local de Emergencia ha tomado las providencias necesarias para eventuales evacuaciones y se encuentra en reunión estratégica en el Palacio Municipal, sede de su centro de operaciones.

Como en el resto del país, en Pérez Zeledón, todas las actividades institucionales (menos las que tengan una responsabilidad directa en la atención de la emergencia) están paralizadas.

El apoyo está llegando, aún a las comunidades más remotas y de más difícil acceso. (Cruz Roja).

El apoyo está llegando, aún a las comunidades más remotas y de más difícil acceso. (Cruz Roja).

Los efectos del huracán, que está ingresando al país por el sector limonense colindante con la república de Nicaragua, son severos; pero no se ha reportado oficialmente la pérdida de vidas. Más de cuatro mil personas han evacuado sus casas, en los sectores más críticos, de las zonas norte y sur del país.

Los daños ya son severos (tanto por las lluvias generadas por el huracán como por un fenómeno meteorológico que afectó al país, la semana pasada)  debido a deslizamientos y caída de árboles y piedras, en carreteras,  así como la destrucción de puentes y el anegamiento de casas en más de doscientas comunidades.

El Instituto Meteorológico Nacional prevé que el huracán atraviese el istmo centroamericano por el territorio colindante entre Costa Rica y Nicaragua –entre las cercanías de la desembocadura del río San Juan (en el océano Atlántico) y de Bahía Salinas en el Pacífico y que su efecto inmediato sea de unas 36 horas.


24 Noviembre, 2016

Anúnciate Gratis