Día del Agricultor se celebró a lo grande.

Xinia Zúñiga Jiménez
xinia@perezzeledon.net

¡Qué calor!, pero busquemos una sombrita para ver bien, porque
para eso estamos aquí…”, expresó doña Etelvina
Garbanzo Sanabria, vecina de General Viejo, quien fue una de las primeras en
llegar al desfile con su esposo, Miguel Ángel López Barquero,
agricultor desde hace 40 años.

Como ya es tradición en Pérez Zeledón, el pasado 15 de
mayo se celebró el día de San Isidro Labrador, patrón de
los agricultores y la comunidad celebró esta fecha a lo grande con un
desfile lleno de boyeros, carrozas, tambores y hasta cabalgata.

El sol fue el principal ingrediente; sin embargo, el fuerte calor al parecer
encendió los ánimos de los participantes, quienes durante todo
el recorrido dieron su mayor esfuerzo para que la actividad fuera todo un éxito
y según nuestros entrevistados, se logró.

Los espectadores tampoco se quedaron atrás y cada quien se las ingenió
como pudo para no perder ningún detalle del desfile, ya fuera ubicándose
en algún sector con buena vista, llegando temprano para escoger su campo
en la acera, con banco, sombrilla o de pie… Lo importante fue estar ahí.

DE TODAS LAS EDADES

Un grupo de niños del Cuerpo de Bomberos encabezó el desfile
y hubo de todo para todos, desde la tradicional carroza que transporta al Santo
Patrono, la cual estaba llena de granos básicos y otros comestibles,
así como objetos antiguos, hasta una señora palmeando tortillas
sobre una carroza, con cocina de leña incluida… y más.

Y el desfile de los boyeros no se quedó atrás, ya que una mujer
se atrevió a participar este año como boyera; unos cabritos con
carreta transportaban a dos niños y un búfalo impresionaba a los
asistentes por su contextura; mientras que algunas familias compartían
un pequeño paseo en carreta, al estilo de los tiempos pasados.

Niños, jóvenes y adultos disfrutaron una vez más de esta
fiesta, la cual ya es parte del diario vivir de los generaleños, quienes
cada vez se las ingenian para ver que detalle nuevo le agregan al desfile, el
cual es visitado tanto por nacionales como por extranjeros, la mayoría
turistas que se encuentran de paso por el cantón.

REINADO

Una carroza muy singular también transportaba a un grupo de
señoras de avanzada edad, quienes participaron en un reinado por distritos,
el cual se planea con buen tiempo para elegir a la reina y se les observó
muy alegres de estar en esta actividad, la cual es visitada por gran cantidad
de público.

Este año de igual manera que en las últimas actividades, la gente
participó de lleno y hubo muchas expresiones de alegría por rescatar
las tradiciones del pueblo. Algunos consideran que la gente debería valorar
más este desfile, porque Pérez Zeledón es un pueblo que
se forjó gracias al sudor y la fuerza de muchos agricultores.

Por otro lado, se destacó la organización y el orden, trabajo
que realizan muchas personas y a quienes casi nunca se les ve, porque realizan
parte de la labor más difícil, pues organizar una actividad de
este magnitud lleva su tiempo.

OPINIONES

Con el fin de hacer un pequeño sondeo y que sean los mismos
participantes quienes dijeran qué les pareció el desfile, este
sitio consultó a varios asistentes a la actividad y dividimos sus opiniones
en dos categorías:

POSITIVAS

Juan José Hurtado, Las Mesas de Pejibaye
“Es emocionante ver que participa tanta gente en el desfile del Día
del Agricultor. Yo trabajo en el campo desde niño y a mis 52 años
todavía la tierra me da gran parte del sustento de mis 8 hijos. Espero
que se siga realizando la actividad y que cada vez se mejore más”.

Marcos Azofeifa, General Viejo
“Todos los años vengo al desfile y aunque antes participaba ahora
ya no puedo, porque mi estado de salud no es el mejor, pero me gusta mucho ver
a los boyeros y el sonido de las carretas, porque antes ese era el medio de
transporte más común que teníamos. Felicito a los organizadores
y espero poder seguir viniendo”.

Carmen Vargas, San Rafael Norte
“Lo que más me gusta del desfile es ver las carretas, porque ese
era el vehículo de uno antes y observar ahora una carreta aquí
en la ciudad ya es algo extraño. Siempre traigo a mis hijos y ya hasta
los nietos empiezan a venir, porque esta es una tradición que uno se
la debe inculcar a la familia, para que no se pierda y ellos conozcan un poco
de la vida de antes”.

NEGATIVAS

Entre las apreciaciones negativas que encontramos entre nuestros entrevistados
y otras personas que asistieron al desfile, se destaca la participación
de niños de muy corta edad, quienes tienen que soportar mucho sol; que
el desfile es muy lento y que la gente de mayor edad debería de ir primero,
pero en general, fue más lo positivo que lo negativo.


18 mayo, 2005

Anúnciate Gratis