Destinan brigada de trabajadores a reforestación de finca municipal

Finca Municipal

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

S
esenta trabajadores de la Cervecería Costa Rica acudirán a respaldar un proyecto de reforestación que se viene desarrollando en la Finca Municipal, informó Aida Sánchez, coordinadora de la Oficina de Ambiente de la Municipalidad de Pérez Zeledón.

En la Finca Municipal hay árboles viejos, cuyas ramas retorcidas parecen expresar la fiera lucha por la supervivencia.

En la Finca Municipal hay árboles viejos, cuyas ramas retorcidas parecen expresar la fiera lucha por la supervivencia.

Es un aporte de un día –el 25 de junio- de la empresa  cervecera a las labores que viene realizando la Oficina de Ambiente. La idea es llegar a convertirla en un modelo para el desarrollo de proyectos rentables, en armonía con el ambiente.

La Finca fue cedida por el Estado a través del entonces llamado Instituto de Tierras y Colonización y sólo fue utilizada como crematorio de basura, antes de que los desechos sólidos se comenzaran a trasladar a Lomas de Cocorí, hace tres décadas. A lo largo del tiempo, como consecuencia del descuido en que se le tenía, le sustrajeron los árboles de mejores maderas y hasta le echaban ganado a pastar.

Pero en la Municipalidad se han venido gestando ideas, durante los años más recientes, con el fin de evitar los daños que se le han venido causando y, en el sentido inverso, sacarle algún provecho.

Al edificio hubo que cambiarle el zinc y hacerle otras mejoras.

Al edificio hubo que cambiarle el zinc y hacerle otras mejoras.

El primer paso en firme, para comenzar a prestarle atención a la propiedad, fue el traslado de la Oficina de Ambiente a un viejo edificio ubicado en la entrada y al que, dicho sea de paso, hubo que hacer una remodelación a fondo, porque durante un largo lapso en que estuvo sin vigilancia fue desmantelado.

Ya la Oficina se estableció en la finca; ya hay gente trabajando en el día y guarda en la noche; ya casi está lista una sala que será utilizada en el desarrollo de cursos y talleres y se está trabajando en la construcción de servicios sanitarios con las características que exige la Ley 7600, para abrir la Finca al público.

Una vez que el edificio esté debidamente habilitado y que pueda llegar el público, se comenzarán a impartir cursos prácticos de huertas ecológicas, plantas medicinales, la elaboración de cremas y cosméticos y, además, se sembrará un jardín para mariposas.

Cipreses que se inclinan en busca de la luz.

Cipreses que se inclinan en busca de la luz.

El proyecto incluye el desarrollo de otros talleres de manualidades con materiales de reciclaje, como la decoración de jarrones, espejos y cajas de zapatos, además de la manufactura de pulseras, collares, aretes y cuadros con naturaleza muerta.

Además de los trabajos que se realizan en el edificio, en la Finca se viene avanzando sobre el proyecto de siembra de árboles, algo que han venido haciendo algunos estudiantes como parte del Trabajo Comunal Universitario (TSU) que necesitan para poderse graduar.

Y aunque todavía la Oficina está trabajando a bajas revoluciones, más que todo en acomodarse en el nuevo edificio (con anterioridad estuvo ubicada en una diminuta estancia del Complejo Cultural) sí está en capacidad de recibir y poner a trabajar sembrando árboles o limpiando senderos, a los voluntarios que vayan llegando.


20 mayo, 2013

Anúnciate Gratis