Desechos biodegradables que se convierten en abono

Jugo de caña con fresas, un exquisito y nutritivo “shake” elaborado con productos libres de contaminación química.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net   

Los clientes de la Feria del Productor Generaleño saben lo que es disfrutar, en un día caluroso de verano, un “shake” de jugo de caña con fresas o con moras; un licuado en el punto intermedio entre lo que es un refresco frío y un granizado.

Hay que beberlo despacio, para disfrutar el exquisito sabor vigorizante que llega como un regalo de la naturaleza, porque sus ingredientes están completamente libres de productos químicos.

La industria, propiedad Bolívar Ureña Rojas, sin embargo, tuvo un tropiezo porque el fuego de una propiedad cercana se pasó a la suya y le destruyó el cañaveral que había tratado durante tres años con el rigor con que cultivan los productos orgánicos.

El cañal formaba parte de una finca experimental, ubicada en El Pilar de Cajón, Pérez Zeledón, donde Ureña ha venido desarrollando diversos trabajos prácticos y de investigación con microorganismos benéficos. Su empresa se llama Probioti (Productos Biológicos de la Tierra) Soluciones Ambientales.

Ureña tiene su finca de cinco hectáreas y media, bajo el manejo de agricultura orgánica. Siembra caña para producir jugo y miel natural, además de algunos tipos de leguminosas, mediante prácticas amigables con el medio ambiente.

Parte de su proyecto está dedicado a la fabricación de biofermentos, con el fin de utilizarlos como abonos foliares y a la utilización de microorganismos para darle tratamiento a los desechos biodegradables que transporta desde el hospital Dr. Fernando Escalante Pradilla y la Feria del Productor Generaleño. A pesar de los daños causados por el fuego, a mediano plazo espera tener cubierta su propiedad con una gruesa capa de suelo altamente fértil.

Recoge cinco toneladas de desechos en la Feria y dos toneladas más en el Hospital y los deposita en fosas, les da tratamiento con microorganismos (que aceleran su descomposición y eliminan el olor) y los tapa, para que se conviertan, en el transcurso de unos pocos meses, en abono de la más alta calidad.

Para darle valor agregado a los productos de Probioti, detalla Ureña, también creó una empresa llamada Arcos de Ilusión, donde ofrece a sus clientes los diversos derivados de la caña y comidas sanas y saludables.

La experimentación, utilización de desechos biodegradables y la producción con fertilizantes orgánicos es apenas parte de la labor que viene desarrollando Ureña en la batalla contra los productos dañinos para el medio ambiente y el ser humano.

Estuvo haciendo prácticas y demostraciones en un terreno de una hectárea con el cultivo de higuerilla, yuca industrial y algunas plantas de tempate, una planta que produce semillas que producen un aceite que sirve producir aceites combustibles y biocombustibles.

“Con esta práctica se logró analizar lo básico referente a estos cultivos y al mismo tiempo se está desintoxicando el suelo de todos los herbicidas y otros contaminantes, para mejorar las condiciones del suelo y evitar la contaminación del humedal que rodea la propiedad”, explica Ureña.

Probioti Soluciones Ambientales también desarrolla una labor paralela de protección del medio ambiente, mediante un Centro de Acopio de Desechos Electrónicos, que funciona en ACCEwin , empresa dedicada la venta y reparación de instrumentos tecnológicos ubicada en el barrio Laboratorio, en el distrito Daniel Flores.
 


30 diciembre, 2012

Anúnciate Gratis