Del 2014: Grandes acontecimientos en la cultura y la religión

Fray  Gabriel Enrique Montero. Ordenación.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

L
os ámbitos cultural y religioso de Pérez Zeledón mantuvieron un alto perfil, con sendas celebraciones de aniversario que se extendieron a lo largo del año 2014.

En ambos casos, también se celebraron acontecimientos de relevancia, como la inauguración del Centro del Arte y la Cultura y la ordenación de fray Gabriel Enrique Montero como cuarto obispo de la diócesis de San Isidro de El General.

Los católicos lloraron la partida del Padre Coto.

Los católicos lloraron la partida del Padre Coto.

Pero la comunidad generaleña también lloró la partida del sacerdote Álvaro Coto Orozco, un emblemático líder católico muy querido, asociado a la vida religiosa y cultural de Pérez Zeledón a lo largo de seis décadas.

La actividad cultural también sufrió un importante revés en las escuelas y los colegios, debido a que una huelga de educadores que se prolongó durante un mes, en marzo y abril, impidió que se desarrollaran a cabalidad programas tan significativos como el Festival Estudiantil de las Artes.

Este es un programa que se va desarrollando en las escuelas y los colegios, en diferentes campos de la expresión (como el teatro, la poesía y la música); para luego participar en niveles cada vez más competitivos por circuitos educativos, direcciones regionales y, finalmente, poder acudir a un gran certamen nacional. En 2014, en Pérez Zeledón, el tiempo apenas alcanzó para llegar –en algunos casos- a la etapa distrital.

Un obispo carismático

Fray Gabriel Enrique Montero se convirtió en el cuarto obispo de la diócesis de San Isidro de El General en sustitución, en sustitución de monseñor Guillermo Loría, quien renunció a finales del año anterior por razones de edad, conforme lo establecen los cánones católicos.

Fray Gabriel Enrique Montero a su llegada a Pérez Zeledón.

Fray Gabriel Enrique Montero a su llegada a Pérez Zeledón.

Montero, virtualmente deconocido para la comunidad católica costarricense (pues había pasado muchos años fuera del país) cautivó a los generaleños, cuando, en enero, se le vio por primera vez en San Isidro de El General, reuniéndose con el clero, conversando con los transeúntes y entrevistándose con los periodistas.

De previo a su ordenación como obispo, se ocupó a profundizar en el conocimiento sobre la amplia diócesis que iba a dirigir. Esta es una comunidad diocesana conformada por veintiséis parroquias, ubicadas en los territorios de la denominada “Zona de los Santos” y la paupérrima Región Brunca.

Fue ordenado como obispo el primero de marzo, en una impresionante ceremonia a la que acudieron la representación del Papa Francisco, los obispos vigentes y eméritos, sacerdotes, seminaristas y una cantidad de feligreses que sobrepasó el espacio de la catedral de San Isidro de El General.

En el Centenario de la Parroquia

Además de la ordenación del nuevo obispo de la diócesis, la Iglesia celebró el Centenario de la Parroquia de San Isidro Labrador, con la consecuente realización de actividades religiosas. Pero también se dio una proyección hacia la comunidad, llevando una imagen del santo patrono de San Isidro de El General a empresas e instituciones, con el fin de identificar a los habitantes, llevándoles conocimiento sobre los antecedentes del santo patrono de San Isidro de El General… el hombre de Dios a quien fray Gabriel Enrique llama “tres veces santo… muchas veces santo”.

La huelga repercutió en el Festival Estudiantil de las Artes.

La huelga repercutió en el Festival Estudiantil de las Artes.

La nota triste (porque así es el apego de los seres humanos a las personas y a las cosas) fue el fallecimiento de monseñor Álvaro Coto Orozco. Murió a las 11:30 de la noche del cinco de junio, a los 92 años de edad, en una modesta residencia de la Iglesia, en el barrio Corazón de Jesús, del distrito Daniel Flores.

Dijimos: “Serio, recio, pero de un corazón amable y generoso, este sacerdote oriundo de Agua Caliente de Cartago fue asignado como coadjutor de la parroquia de San Isidro de El General en diciembre de 1950. Regresó al Valle Central por un período de dos años y medio y luego, el 25 de agosto de 1954, regresó a San Isidro como párroco y a adoptar a Pérez Zeledón como su hogar, para siempre”.

Cultura “a domicilio” y un templo de la música

La Escuela de Música Sinfónica fue generosa, con la comunidad generaleña, llevándole una música cada vez más refinada, a lugares de alta

La Escuela de Música Sinfónica en su propio edificio.

La Escuela de Música Sinfónica en su propio edificio.

concentración de público (como el Mercado Municipal, la catedral, el auditorio del Complejo Cultural y el gimnasio de la Universidad Nacional, sede Región Brunca) con motivo de la celebración de su vigésimo aniversario.

Este proyecto de la Universidad Nacional, respaldado por la Municipal de Pérez Zeledón y los padres de familia, ha introducido a cientos de niños en el arte de la música, ha formado músicos de renombre y ha contribuido, en consecuencia, en la creación de generaciones de personas más realizadas.

Como un premio al mérito adquirido a lo largo de los años, la Escuela de Música se trasladó a su propio edificio, ubicado en Daniel Flores, en junio. Es un lindo edificio, con las características de un templo de la música donde los niños y los muchachos pueden, ahora, estudiar y aprender en un ambiente decoroso y ajeno a los ruidos de la ciudad.


29 diciembre, 2014

Anúnciate Gratis