De los viajeros dependerá evitar el llanto y la tragedia

Los vacacionistas deben tomar las medidas de prevención.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

D
e poco valdrá que los cuerpos de socorro y seguridad se instalen con destacamentos en carreteras y playas, si los propios viajeros no adoptan las medidas de precaución necesarias para evitar las tragedias, recuerda la Cruz Roja Costarricense.

Prácticamente todos los accidentes y las contrariedades pueden prevenirse; y corre por responsabilidad de los padres de familia y el sentido común de la gente más madura, que puedan regresar sanos y satisfechos a sus hogares después de haber disfrutado sus vacaciones, previene Jeannete Víquez Quesada, oficial de Telecomunicaciones de la Cruz Roja de Pérez Zeledón.

Jeannete Víquez: "los accidentes se pueden evitar".

Jeannete Víquez: “los accidentes se pueden evitar”.

Por estos días de fin del año 2014, en que los estudiantes de escuelas y colegios y una mayoría de funcionarios públicos se encuentran de vacaciones y es muy posible que salgan a disfrutar en playas y montañas, la Cruz Roja de la Región Brunca no desarrollará acciones especiales.

Y en enero, en plena temporada veraniega, Pérez Zeledón solamente acudirá a respaldar a las delegaciones de Aguirre y Osa, en el litoral pacífico, debido a limitaciones de recursos, básicamente de personal voluntario para movilizar las ambulancias.

Pero el servicio se seguirá dando, desde las diversas sedes de la Región, y los cuerpos de socorro serán desplazados desde sus bases, en la medida en que la ayuda sea solicitada por la red nacional de emergencia 911. Laurel atiende el sector sur de Golfito; San Vito refuerza a Cortés; Pérez Zeledón refuerza a Osa.

Estarán dispuestos para ayudar, pero no se instalarán en carreteras.

Estarán dispuestos para ayudar, pero no se instalarán en carreteras.

Todos estarán dispuestos para actuar, si el pedido les llega por el servicio 911. Una llamada al 911 activa a todas las instituciones policiales y de salvamento, incluyendo –algo novedoso- la Caja Costarricense de Seguro Social, agrega Víquez.

Pero la Socorrista es enfática en que son los vacacionistas los llamados a evitar la tragedia; que los padres vigilen a sus hijos y no vengan a reprochar después que uno de ellos se les ahogó en una piscina porque no había salvavidas. O que se metan en una poza sin saber nadar. O que ingresen al mar sin tener la información necesaria acerca de los peligros con que pueden encontrarse.

Es un contrasentido que haya personas que a estas alturas sigan conduciendo vehículos irresponsablemente, pensando que a ellas no les va a pasar; que ingresen a una montaña sin conocimiento, sin guía, sin medicinas y sin alimentos. Como también es un contrasentido que personas que padecen de la presión o de diabetes, por ejemplo, se vayan de vacaciones sin haberse asegurado de llevar los medicamentos.

No se trata de que la gente no se divierta, expresa Víquez, sino de que tomen todas las previsiones del caso. Y destaca, la Oficial de Telecomunicaciones, que si aun habiendo tomado todas las medidas de precaución, alguna persona se encuentra en dificultades, ubique exactamente el lugar donde se encuentra, para evitar una pérdida de tiempo de la que puede depender la vida de una persona.


23 diciembre, 2014

Anúnciate Gratis