Daniela no podrá ir a la escuela sin computadora

Imagen: Daniela no podrá ir a la escuela sin computadora
Niña con enfermedad en la piel, sí puede utilizar un lápiz o bolígrafo, pero las ampollas le causan mucho dolor.

Xinia Zúñiga J.

Llega un nuevo año y los niños y jóvenes se preparan para
ir a la escuela o colegio; sus padres les compran los útiles, zapatos
y uniformes. Todos están ilusionados porque inicia un nuevo curso lectivo.

Este 2005 también será un año especial para Daniela Rojas
Sánchez, una niña de siete años y vecina de El Hoyón
en San Isidro de El General, quien sueña con aprender sus primeras letras,
pero sin una computadora sería casi imposible que se haga realidad, ya
que ella padece de una enfermedad llamada Epidermolisis Bullosa de Unión.
En el país se reportan unos 40 casos y en el cantón son muy pocos.Según explicó su madre Lilliana, Daniela sí puede utilizar
un lápiz o bolígrafo, pero de todas formas se le harían
ampollas en sus dedos, las cuales le causan mucho dolor, es decir, la computadora
sin duda alguna no será lujo, sino una necesidad para esta pequeña.

La médico cirujano, Eugenia Cuesta Jiménez, quien trata a Daniela,
extendió un certificado médico el 7 de diciembre a solicitud de
su madre, para mostrarlo a este medio, donde se hace constar que la niña
padece de Epidermolisis Bullosa de Unión, una enfermedad genética
que se caracteriza por desprendimiento de la piel con traumas leves y donde
se recomienda el uso de una computadora para ayudarla en la escuela, ya que
el escribir le causaría más ampollas en sus deditos.

La computadora que necesita Daniela es portátil, pues si utiliza una
corriente, necesitaría una en la escuela y otra en la casa. El costo
es de unos ¢600 mil, según consultó este medio y la familia
no puede comprarla porque es de escasos recursos económicos.

“Quiero ir a la escuela para aprender a leer y escribir, pero lo que
me da perecilla es que tengo que levantarme muy temprano a bañarme”,
manifestó mientras apenas dejaba entrever una tierna sonrisa.

Además de estas limitaciones que sufrirá Daniela para estudiar,
ella no podrá salir corriendo como los demás niños a jugar
en los recreos, sino que tendrá que cuidar mucho su delicada piel. Por
eso, su familia clama ayuda a las personas o empresas que puedan colaborar con
esta noble causa.

Incurable

La enfermedad de esta menor es incurable y aunque existen trasplantes de piel,
los cuales le ayudarían a estar mejor, según indicó su
madre, éstos le causarían dolor a la hora de practicárseles
y además son muy caros. Hace unos tres años, 7 centímetros
de piel para trasplantar costaban $400.

Ya sea en el país o el extranjero, si alguna persona o empresa tiene
la posibilidad de donarle una computadora portátil a Daniela, su familia
se lo agradecerá de corazón y en especial sus manitas, las cuales
estarán mejores con un teclado que con un lápiz o bolígrafo,
lastimando sus deditos al producirle más ampollas y por ende, más
dolor.

Si usted está interesado en hacer realidad el sueño de esta niña
de poder ir a la escuela, de levantarse todas las mañanas y sonreír
como los demás niños y niñas, quienes se disponen a aprender,
puede hacer su donación a la cuenta de Coope Alianza No. 10023010467190.

Algunas fotos de Daniela y su Madre.





22 Diciembre, 2004

Anúnciate Gratis