Cuatro nuevos sacerdotes en la Diócesis de San Isidro

Monseñor Guillermo Loría y los cuatro nuevos sacerdotes.

Carlos Monge
prensa@perezzeledon.net

C
uatro jóvenes diáconos que han venido sirviendo en las parroquias de Sabalito de Coto Brus, Ciudad Neily de Corredores y Rivas y Platanares de Pérez Zeledón se consagraron al sacerdocio hoy, sábado 17 de agosto de 2013, en una abarrotada catedral de San Isidro de El General.

Juan Carlos Quirós, Gabriel Naranjo, Danilo Acuña y José Israel Gutiérrez, recibieron la orden en una ceremonia particularmente emotiva para monseñor Guillermo Loría, obispo de la Diócesis de San Isidro de El General, por ser la primera ordenación a su cargo y “por la valentía de los muchachos, de consagrar su vida al servicio de la Iglesia”.

Acto de humildad y sumisión ante el poder de Dios.

Acto de humildad y sumisión ante el poder de Dios.

El sacerdocio es la orden que sigue al diaconado y la que precede a la del obispo. Consiste en la consagración de un hombre al servicio de la Iglesia;  uno de los sacramentos de la Iglesia Católica.

“Es motivo de alegría, como pastor y guía de la diócesis, no solo para mí, por ser la primera vez que me corresponde una ordenación, desde que soy obispo, sino para todos los que formamos la Iglesia, comentaba de previo a la ceremonia monseñor Loría.

El obispo recalcó la importancia de que haya cuatro nuevo sacerdotes en la Diócesis, en una temporada en que la sociedad demanda la presencia de más líderes espirituales y en que son pocos los jóvenes decididos a consagrar sus vidas al servicio de la Iglesia.

Explicó que para llegar al sacerdocio, hay que aprobar ocho años de estudios equivalentes al nivel universitario, en los campos de las Ciencias Sociales y la Filosofía, el conocimiento de las Sagradas Escrituras y la Teología y adquirir una clara formación espiritual, que es la base de la vida de todo cristiano y todo creyente.

Loría adelantó que nuevos sacerdotes se mantendrán durante los próximos meses en las parroquias donde que han venido sirviendo y que a finales de año deberá decidir si las necesidades de la Diócesis demandan su reubicación en otras parroquias.

La Iglesia Católica mundial viene sufriendo una significativa carestía de sacerdotes, además de una sensible pérdida de fieles, y en ese sentido, ha venido intensificando la promoción vocacional y la ordenación de cuatro sacerdotes, hoy, constituye no menos que un desahogo para la Diócesis.

Nota: Todas las fotografías son de Juan Luis Camacho, publicadas en la página Que Bonito Ser de Pérez.
 


17 agosto, 2013

Anúnciate Gratis